‘Nexus’: La droga que desapareció hace 10 años y ha vuelto este verano

La llamada cocaína rosa regresa a España para encandilar a las clases más pudientes a razón de 100 euros el gramo
 
Nexus | el Español, Cedida

 

Vuelve una antigua droga que despareció en los primeros años de la crisis. Este estupefaciente tiene como público objetivo a las clases más adineradas de España, y aseguran que además de tener unos efectos suaves, no es letal.

10 años des de su desaparición

Los de la generación X que vivieron un desenfreno total durante la década de los 90 y los primeros años del nuevo milenio, explican, que en esos años se popularizó una droga mítica de color rosa llamada ‘Nexus’. Este famoso polvo rosa tenía unos efectos tirando a suaves y se popularizó en gran medida entre las clases más pudientes del territorio español. Por lo que cuentan los que la consumieron, tan pronto entró en el mercado como desapareció el primer año de la crisis económica.

Este mismo verano sin previo aviso ha aparecido ampliamente en las costas que bañadas por el mediterráneo. Para ser más concretos en Cataluña, Valencia y las Islas Baleares. Este estupefaciente ha aparecido con la etiqueta de ‘la droga de la alta sociedad’ y no es para menos, puesto que sale por más de 100 euros el gramo, o lo que es lo mismo, el doble de lo que vale su principal competidora, la cocaína.

Drogas sintéticas | Cedida

 

De que se trata el ‘Nexus’

Por lo que hemos podido saber el ‘Nexus’ fue la droga favorita de su creador, por decirlo de otra forma el ojito derecho de químico Alexander Shuguin, uno de los químicos lúdicos más prolíficos de la historia. La creó en los años 70 y al parecer el abuso de esta droga no le resulto ningún problema para alcanzar los 89 años de edad, por lo que podría decirse que es de todo, menos letal.

Al parecer esta droga tiene un ‘subidón’ que está a medio camino entre el MDMA y el LSD, y es un derivado de las anfetaminas.

«Las llamamos ‘pastillas triposas’ porque dan un subidón parecido a las pastillas de éxtasis, muy de buen rollo». Explica Dealer de Barcelona que se ha hecho con una remesa.

Además añade: «Pero además tiene algo alucinógeno, como cuando te tomas un tripi (LSD) pero no tan fuerte. Es bastante buena para estar hablando tranquilamente durante horas, en eso es bastante parecida a la coca o las pastillas. También te vale para salir a bailar, no te apalanca».

«Vendo el medio pollo (medio gramo) a 50 euros a conocidos y hasta a 80 a los turistas en los locales de costa» reconoce.

Los expertos apuntan que el consumidor experimenta euforia, empatía, buen rollo, bienestar, locuacidad, hipersensibilidad… Esta es la parte derivada de la anfetamina. Pero tiene un reverso, pues sus consumidores pueden llegar a tener experiencias desagradables o psicodélicas. 

"ATENCIÓN: La revolución en la cárcel que ha provocado Iñaki Urdangarin" "El miembro más desconocido de la Familia Real, favorito de Sofía y más cercano a Letizia"