La coartada de uno de los terroristas de Barcelona se desmonta

Gracias a la declaración de dos testigos protegidos, se ha desmontado la coartada de Driss Oukabir
Driss Oukabir, durante uno de sus traslados hace un año. | España Diario

La coartada de Driss Oukabir, uno de los tres terroristas de los atentados de Barcelona del pasado 17 de agosto y que permanece en prisión desde el pasado 22 de agosto de 2017, se ha desmontado gracias a las declaraciones de dos testigos protegidos.  

Uno de los testigos es un vecino de Alcanar, Tarragona, que afirma haber visto a Oukabir en el chalet durante la noche anterior a los atentados. Además, también habría visto y saludado a Oukabir en diversas ocasiones en la misma localidad, donde la noche anterior a los atentados explotó el chalet en el que estaban preparando el ataque terrorista y donde murieron tres personas, entre ellos Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll cabeza de este grupo terrorista.

El segundo testigo ha declarado sobre el «liderazgo» de Oukabir, según una conversación que este mantuvo un día antes de los atentados con Younes Abouyaagoub, autor del atropello masivo en la Rambla de Barcelona y abatido por los Mossos d'Esquadra. Además, la furgoneta utilizada en este atentado estaba a nombre de Driss Oukabir.

Por estas declaraciones, realizadas este lunes 6 de agosto en la Audiencia Nacional, el magistrado podría esclarecer la vinculación directa de Driss Oukabir con los atentados ocurridos el pasado verano en Barcelona y Cambrils, a pesar de que el terrorista siempre ha negado su vinculación directa con los hechos.

Así se desmontaría la versión del acusado que declaró ante el juez que había alquilado la furgoneta para hacer una mudanza a petición de su hermano Moussa, que fue abatido en el atentado en Cambrils.

La Rambla de Barcelona, una semana después del atentado. | Jordi
 

Imágenes de los terroristas antes de la explosión de Alcanar

Después de un año de los atentados en Barcelona y Cambrils están saliendo a la luz novedades referentes a este caso. Por ejemplo, imágenes de los terroristas mientras preparaban las bombas para los atentados de Barcelona y, dos días antes de atentar, de la torre Eiffel de París a la que, se sospecha, también pretendían atacar.

Las imágenes proceden de los vídeos del sumario y muestra a los terroristas mientras estaban montando los explosivos en el chalet de Alcanar que estuvieron preparando durante varias semanas antes del ataque y, mientas tanto, se tomaban fotografías. Estas fueron recuperadas por la policía durante la investigación y forman parte de una grabación que encontraron en una cámara en Alcanar donde los jóvenes dejan su mensaje: «A sufrir. ¡Enemigos de Alá! Esto es para que sepáis que el musulmán tiene el honor y la fuerza».

Y entre bromas y amenazas aseguran: «Este es un vídeo para que miren como trabajamos», «Todo lo que os tenemos preparado: os vais a arrepentir de haber nacido, sobre todo vosotros, Mossos de Esquadra». También se puede ver cómo los jóvenes secan los explosivos y los tratan. Y gracias al conocimiento de uno de ellos, fabricaron granadas. «Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas o en las de vuestros hijos o en la de vuestras mujeres».

Velas contra el terrorismo en Cambrils. | Laia

 

Antes del atentado de Cambrils bebieron vodka y cerveza

Tras los atentados de la Rambla en Barcelona, otros cinco terroristas continuaron con la matanza en Cambrils, pero antes de hacerlo se reunieron en una masía abandonada de Riudecanyes, Tarragona.

En esta masía se encontraron sus pasaportes y documentación quemada, además de una buena cantidad de latas de cerveza junto a una botella totalmente vacía de vodka. Es probable que consumieran tal cantidad de alcohol para desinhibirse de la realidad y poder llevar a cabo el ataque en Cambrils.

Además, los mossos encontraron en un tique de aparcamiento de París, fechado el anterior 12 de agosto, siendo esta la primera pista obtenida del viaje de los terroristas a Francia. También había una alfombra marrón con cenefa de colores en la que, muy probablemente, rezaron para poder concentrarse en la preparación de su próximo atentado.

Finalmente, junto a todos los objetos también había restos de una camisa roja, tijeras y cinta adhesiva, con los que se habrían hecho los «pañuelos» que llevaban los atacantes. Los mossos creen que podría ser por «algún tipo de ritual o superstición de su propia religión».

"ATENCIÓN: Muere uno de los jurados que formó parte de 'MasterChef 5'" "ALERTA: Varias personas afectadas en un incendio «fuera de control» en España"