Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

ELECCIONES ANDALUCÍA

El PSOE pendiente de Adelante Andalucía para lograr la mayoría absoluta

Consumir pornografía con demasiada frecuencia puede ocasionar impotencia sexual

Es necesario hablar de este problema del siglo XXI porque afecta a miles de personas alrededor del mundo
El porno en internet genera altos niveles de dopamina en el cuerpo | Pixabay

Desde el año 2006, existen páginas web que permiten visualizar vídeos pornográficos de forma instantánea des de diferentes plataformas, por lo que ha incrementado notablemente el consumo de porno. Este consumo excesivo de contenido pornográfico por internet puede ocasionar impotencia sexual, ya que el cerebro se reconfigura debido a los altos niveles de dopamina que provoca. 

 

Es muy probable que haya un número muy elevado de personas en todo el mundo que sufran este tipo de disfunción erectil causada por el visionado de porno en internet. Según Pornhug, la empresa canadiense líder en vídeos pornográficos, los ciudadanos que más consumen son los norteamericanos, seguidos por los británicos y los candienses y la media de tiempo de visionado es de nueve minutos. Este gran consumo que se hace de la pornografía a través de la red, puede tener consecuencias muy negativas para la salud. Según afirma Gary Wilson, profesor emérito de fisiología, anatomía i patología en la Universidad del Sur de Oregón, «el porno en internet puede causar cambios en el cerebro que afectan a la sexualidad del consumidor» ya que los jóvenes «están condicionando su respuesta sexual al uso de la pornografía». «No sólo es que lo necesiten para excitarse, es que necesitan ponerse en una situación de voyeur, porque necesitan estar viendo sexo, además de necesitar ir cambiando de una escena a otra a través de clics», aclara Wilson. 

 

El porno por internet aumenta los niveles de dopamina, que reconfiguran el cerebro de forma que necesita un estímulo similar para generar una erección. En una situación de cama normal, la síntesis de dopamina de alguien que es adicto al porno puede no ser suficiente porque, según sostiene Wilson, «el porno en internet es, de lejos, el estímulo sexual que lleva a una mayor liberación de dopamina en el organismo». La disfunción eréctil causada por las visualizaciones en internet no está actualmente reconocida como una patología pero eso no quiere decir que no esté presente en nuestra sociedad. Es muy importante informar y concienciar a la población de estos posibles problemas pero sobretodo a los adolescentes porque representan el grupo más vulnerable. Pornhub destaca que el 77% de sus usuarios son personas de entre 18 y 44 años de edad.