Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Cuatro posturas para llegar siempre al punto G

Un 22% de las mujeres nunca o casi nunca llega al clímax
Muchas mujeres fingen llegar al orgasmo | Cedida

 

Si crees que todas las mujeres llegan al orgasmo estás muy equivocado. Un 22,5%, según un estudio de Bijoux Indiscrets, afirma no alcanzar nunca o casi nunca el clímax. Tal como informa 'El Confidencial', esta investigación revela también que un 52% de las mujeres lo finge al sentirse presionadas. Aunque la mayoría de las damas alcanza el orgasmo a través de la estimulación del clítoris, también se puede llegar a través del punto G. 

Según los expertos, lo mejor es estimular primero el clítoris durante los preliminares. Después, se puede comenzar con la penetración. Eso sí, cualquier postura no sirve. Sari Cooper, terapeuta Sexual, revela cuatro de las posiciones perfectas para alcanzar el orgasmo. También comenta, sin embargo, que no todas las mujeres alcanzan el clímax a través del punto G. Pero siempre se puede intentar. 

 

– Trasera con amor: Esta es, para situarnos rápidamente, la versión más sexual de la conocida 'cucharita'. Esta posición permite que el pene toque la pared frontal en la que se encuentra el punto G. Es, además, una forma de llegar fácilmente al clítoris. 

 

 

– Profunda: Ella se tumba boca abajo y él, desde atrás, comienza con la penetración vaginal. El miembro masculino alcanza así una mayor profundidad y permite llegar con facilidad al punto G. Se recomienda ayudarse de un apoyo con la mano para impulsar las penetraciones. 

 

– Dominante: Ella se encuentra encima de él de cuclillas mientras el hombre está estirado boca arriba. La investigadora y terapeuta Christine Milrod afirma que se trata de la postura más aclamada entre sus pacientes, aunque también se trata de una de las más tradicionales. Esta posición hace que la mujer sea quien decida la profundidad de la penetración. 

 

– Apoyada: Ella, estirada boca arriba, coloca las piernas sobre los hombros de él. La penetración será profunda, pero la ventaja esencial de esta posición es la facilidad de acceso al clítoris, que permitirá estimularlo al mismo tiempo que se alcanza el punto G.