Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

Detienen a un hombre en Madrid por masturbarse en la calle y eyacular sobre un policía nacional

El arrestado, de nacionalidad peruana, llevaba varios minutos exhibiéndose delante de varias mujeres que se encontraban en un bar de copas de la calle de la Cruz de la capital
Lugar donde tuvieron lugar los hechos. | EspañaDiario

 

La pasada madrugada del lunes, 20 de marzo, la Policía Nacional detuvo a un hombre de 31 años y nacionalidad peruana en la calle de la Cruz del distrito Centro de Madrid, por exhibicionismo, masturbarse en la vía pública y, presuntamente, eyacular sobre un policía nacional. Los agentes se presentaron en el lugar tras ser alertados por varios clientes de un local de copas que se encuentra en esta calle de la ciudad. 

Según informa ‘El Mundo’, los hechos sucedieron sobre las 06.00 horas, cuando los agentes recibieron el aviso. Al llegar, se encontraron con el exhibicionista recostado en la pared. Con su mano izquierda se tocaba su órgano sexual mientras que con la otra mano sujetaba un teléfono móvil, según los agentes. Según la versión policial, el hombre hizo caso omiso a los agentes y no cesó su actitud, dirigiéndose a ellos con voz melosa: «Oh sí mi amor. Oh sí mi amor. Muy malo, gallego», les decía, según el acta. 

 

Poco después, aumentó la cadencia de sus movimientos, según la Policía, hasta que eyaculó sobre la mano izquierda del agente. El atestado policial señala en concreto: «Un líquido de color blanquecino sale de su órgano genital en la dirección del policía antes mencionado, cayendo al suelo y sobre la mano izquierda de este hombre». El hombre siguió sin hacer caso a las indicaciones del agente diciéndole: «No mi amor, primero mírame mi amor», mientras con su mano izquierda trataba de tocar el rostro de uno de los policías. 

 

Fue entonces cuando el hombre salió huyendo, pero tropezó a los pocos metros y cayó al suelo y fue arrestado por los agentes. Mientras se encontraba en el calabozo, el apresado dijo a un agente: «Muchas gracias mi amor, me salvasteis la vida. Perdón por hacerme caca, es de la emoción», refleja la diligencia policial.