Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

La inyección que va a revolucionar el orgasmo femenino

Se trata de una técnica de inyección de plasma rico en plaquetas que favorece la lubricación natural
El «o-shot» estimula la regeneración de tejidos y la creación de nuevas células, aumentando la lubricación natural | Cedida

 

Era San Valentín del 2009 cuando la amante de Charles Runels, un médico estadounidense, le pidió su regalo: «Quiero que me inyectes sangre en el clítoris». Runels lleva un año pinchándose plasma rico en plaquetas en el pene con lo que lograba erecciones más fuertes y duraderas. Así, hizo lo propio con su amante y comprobaron que los orgasmos de la mujer no sólo llegaban mucho antes, sino que también se habían vuelto mucho más intensos. Entonces Runels decidió empezar a trata la disfunción sexual con este método al que acabó bautizando como «o-shot».

Después de siete años se ha convertido en un tratamiento exitoso en Estados Unidos y Reino Unido. Según los cálculos realizados por Runels, en todo el mundo más de 20.000 mujeres ya se han sometido a esta intervención. La operación consiste en retirar 50 milímetros de sangre del brazo, centrifugarla para obtener plasma rico en plaquetas e inyectarla con una jeringuilla en el clítoris y el techo de la vagina después de haber anestesiado la zona. En España, según cuenta ‘El Español’, el único ginecólogo acreditado para realizarla es Fernando Aznar. «El plasma rico en plaquetas se ha utilizado en distintas especialidades de la medicina. Para tratar roturas musculares o para úlceras vasculares, por ejemplo. En ginecología empezó a utilizarse con enfermedades que atrofian la vulva y la vagina de la mujer, con la intención de regenerar la mucosa y la piel», explica.

 

Según Aznar, estas plaquetas estimulan la regeneración de tejidos y la creación de nuevas células, aumentando la lubricación natural en una piel más sana y disminuyendo el dolor durante el coito. «El tratamiento sirve también para mujeres totalmente normales, jóvenes incluso, a las que les cuesta tener orgasmos o que no los han experimentado nunca. Suele decirse que en el orgasmo femenino está implicada la psicología. Esto es mentira. La mitad de las veces es orgánico,  ginecológico. Tiene que ver con que no te funciona bien el pene o la vagina y luego, a lo mejor, entra en juego la cabeza», asegura Aznar.

Sin embargo, parece que no todo el mundo está de acuerdo con esta teoría. Según relata 'El Español', algunos médicos cuestionan sus supuestas bondades y el hecho de que estimule la vida sexual. «No niego que con el plasma rico en plaquetas sea posible mejorar el tejido genital. Pero la respuesta sexual de una mujer es mucho más compleja y, por supuesto, esto no quiere decir que vaya a tener más orgasmos», apunta una médico especialista en urología y medicina sexual del Hospital Universitari Dexeus de Barcelona. El deseo sexual es una fase que no tiene traducción física porque se gesta sólo a nivel cerebral. «De hecho, la mayoría de los resultados que se han obtenido cuando se ha estudiado la disfunción genital femenina se deben al efecto placebo», añade.

 

Por su parte, uno de los ginecólogos que realizó el primer trasplante de tejido ovárico en España apunta también que el orgasmo femenino tiene un importantísimo componente psicológico, aunque considera que la intervención en sí no tiene por qué tener efectos negativos en la mujer. «Si técnicamente se realiza bien, la técnica es inofensiva. Se trata de una cantidad muy pequeña de sangre de la paciente que vuelve a inyectarse en el propio tejido», asegura.