Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Dos años de prisión por dejar embarazada a una menor de 12 años en Amposta

El tribunal ha rebajado la pena porque el acusado desconocía que los hechos eran objeto de una sanción penal

La Audiencia de Tarragona ha condenado a un joven a una pena de dos años de prisión por haber mantenido relaciones sexuales con una niña de 12 años en agosto de 2012. Según la sentencia, el procesado, que por entonces tenía 19 años, se encontró a la menor en un parque de Roquetes y, bajo un falso pretexto, se la llevó hasta su domicilio en Amposta. Allí el acusado le comenzó a quitar la ropa y mantuvieron relaciones sexuales «aunque él sabía que tenía 12 años», subrayan los magistrados. Como consecuencia de estos hechos, la niña se quedó embarazada y, posteriormente, se sometió a un aborto. Después de que las partes llegaran a un acuerdo de conformidad antes del juicio, el tribunal ha condenado al joven por un delito de abusos sexuales a menores de 13 años, en aplicación del anterior Código Penal. Los magistrados han apreciado la concurrencia de un error de prohibición vencible, dado que el chico desconocía que su conducta era delictiva.

 

El joven tenía 19 años y la menor tenía 12 años y 11 meses cuando se produjeron los hechos, en agosto del 2012. En aquel momento, la edad de consentimiento sexual en España estaba fiajada en 13 años, por lo cual el chico incurrió en un delito de abusos. La última reforma del Código Penal ha elevado la edad de consentimiento hasta los 16 años.

 

Según recoge la sentencia, el joven creía que la conducta realizada no era objeto de sanción penal en el Estado, pero tampoco realizó ninguna comprobación. Por este motivo, el tribunal ha apreciado la concurrencia de un error de prohibición vencible que le permite disminuir la pena.

 

 

Durante la vista, celebrada el 3 de septiembre, el acusado aceptó una pena de dos años de prisión, cinco años de prohibición de aproximación a la victima a menos de 500 metros y de comunicación con ella, así como cinco años de libertad vigilada y el sometimiento a un programa de educación sexual. Además, el chico indemnizará a la víctima con 15.000 euros en concepto de daños físicos y morales, y con otros 1.000 euros en concepto de gastos por la interrupción del embarazo. Además, también tendrá que pagar los costes procesales.