Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El pueblo donde puedes vivir por 88 céntimos

Augsburgo acoge el proyecto de vivienda social más antiguo y barato del mundo
Jakob Fugger nos da la bienvenida a Fuggerei | Cedida.

 

Las opiniones de preferencias entre alquiler y compra nunca pasan de moda. Por motivos personales o económicos, mucha gente decide recurrir al arrendamiento, que a veces es algo estacionario, pero sigue siendo un gasto incómodo para las personas que piensan que es dinero perdido. De un modo u otro, se ha de afrontar i pagar el precio.

El artífice de esta idea desarrolló una zona residencial con viviendas sociales para los pobres de Augsburgo, de manera altruista. El proyecto, que funciona a día de hoy, cuenta con 147 apartamentos de 60 metros cuadrados. La única pega es que las condiciones para acceder a una de estas viviendas son las mismas que cuando se fundó allá en el siglo XVI: “haber vivido al menos dos años en la ciudad, ser de la fe católica y ser indigente sin deuda”.

 

Sin embargo, en Alemania tienen una alternativa que seguro que acabaría con el típico debate. Un pequeño complejo llamado Fuggerei, en Augsburgo, no ha subido el precio de sus alquileres desde 1520, y vivir en el residencial cuesta tan solo 88 céntimos de euro al año. Allí se encuentra el proyecto de vivienda social más antiguo del mundo, promovido en el siglo XVI por un millonario llamado Jakob Fugger. Los residentes de esta històrica comunidad jamás han vivido un aumento de precios, y no, la cosa no tiene truco.

 

El complejo de viviendas cuenta con todas las comodidades | Cedida.

Aunque no poseen lujos, estas casas cuentan con un salón bastante grande, una cocina-comedor y un baño completo con lavadora, calentador y todos los sanitarios imprescindibles. Los dormitorios son de gran tamaño, y el número varía según la casa asignada. A los visitantes no se les permite entrar en las residencias, pues están ocupadas, pero pueden acceder a la zona con dos condiciones: pagar un ticket de cuatro euros y comprometiendose a respetar el lugar y los que allí viven.

 

El caso de Fuggerei no es aislado, sino que la historia de la vivienda social cuenta con personajes adinerados con bastante implicación social y a veces con intereses propios. Fuggerei mantiene una casa como modelo para que los visitantes puedan hacerse una idea del tipo de casas que han proporcionado alivio durante los últimos 496 años a mucha gente necesitada.