Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La fractura de pene: «Fue como si reventase un globo de agua»

Ross Asdourian, un joven que padeció el problema, cuenta su historia
Ross Asdourian sufrió una fractura de pene | Cedida

 

Una relación sexual representa una de las acciones más placenteras de la vida, aunque también puede convertirse en la peor pesadilla. Así lo confiesa Ross Asdourian, un joven cineasta, cómico y publicista, estadounidense, quien revela su anécdota más embarazosa.

 

Una noche de 2015, en Nueva York, Ross logró su objetivo. Quedó con una amiga y consiguió llevársela a su casa, donde disfrutaron de una placentera convivencia. Cuando todo parecía dirigirse hacia el punto deseado, llegó el terrible suceso: se rompió el pene.

 

«Nos acercábamos a la línea de meta», detalla Asdourian en una entrevista en la CNN. «Lo saqué y, cuando volví a meterlo, ella estaba retrocediendo. Básicamente, reventó», confiesa el joven, que rápidamente se dio cuenta de que algo malo había sucedido.

Ruptura de pene

Ross Asdourian habla de su anécdota en ‘Broken Bananah: Life, Love, and Sex … Without a Penis’ —Plátano roto: Vida, amor, y sexo … Sin Pene—, donde confiesa que, tras sufrir la tragedia, «respiré con dolor un par de veces, me giré, encendí las luces y llamé al 911».

 

Imagen de archivo | Cedida

 

Fue entonces cuando comenzó su aventura médica. Primero fue tratado por el doctor Wang —cómica situación, pues el nombre también es una palabra, usada en inglés, para referirse al pene—, quien le realizó una cistoscopia, que consiste en introducir una cámara en el interior del miembro.

 

Se descubrió que la lesión no era una fractura de pene común, pues además de romperse el cuerpo cavernoso, también se quebró la túnica albugínea, envoltura que lo rodea. «Piensa en un globo de agua que revienta», indicó Purohit, segundo doctor que lo atendió, para que comprendiese lo sucedido.

Una lesión de máxima gravedad

La lesión de Ross Asdourian no fue nada común. El joven se había desgarrado ambos lados del mencionado tejido, provocándole también una ruptura de la uretra y convirtiendo su lesión en una situación de máxima gravedad, lo que alertó a los médicos especialistas.

 

Como consecuencia, corría el riesgo de quedar impotente, además de no poder volver a orinar correctamente, debido al tejido cicatricial, por lo que podía haber sufrido problemas renales. Sin embargo, la uretroplastia desarrollada por Purohit fue exitosa y permitió arreglar el problema.

 

«Limpiamos los bordes de la uretra y luego volvimos a juntar los dos extremos», indicó el especialista, que le recetó a Ross un periodo de recuperación de cuatro semanas El joven recuerda esa etapa como «la peor pesadilla de cualquier hombre».

 

A pesar de eso, actualmente está plenamente recuperado de sus lesiones. Ross ha podido recuperar su vida diaria, orinando con normalidad, teniendo erecciones sin problema y manteniendo relaciones sexuales. Sin embargo, la fractura de pene será un recuerdo que nunca olvidará.