Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La conmovedora historia de amor de Luis Suárez

El delantero del F.C. Barcelona se convirtió en una estrella para estar con su amada
El futbolista provenía de una familia con pocos recursos | Cedida

 

Cuando contaba con apenas quince años, Luis Suárez conoció a la que es su actual mujer, Sofía Balbi, que acababa de cumplir los trece. Por aquel entonces Suárez, perteneciente a una familia con pocos recursos, no se tomaba demasiado enserio el fútbol. El jóven uruguayo prefería la fiesta y no rendía como debería en los partidos, haciendo que el equipo en el que jugaba entonces, Nacional, llegase a plantearse su despido.

Suárez y su mujer se conocieron cuando eran adolescentes | Cedida

 

Fue entonces cuando todo cambió. Tal y como explicaba el propio futbolista en una entrevista en el Canal 10 de la televisión de su país: «Era un niño muy inquieto. En la escuela no tenía buena conducta. En mi casa faltaba de todo. Nunca me faltó un plato de comida, pero no me avergüenzo de decir que con once, doce o trece años me iba a cuidar autos con mi abuelo para llevar algo de plata a mi casa. Sofía sabe lo que me ayudó y por el camino por el que me ha llevado. Me hizo ver que yo no era un burro, sólo que no tenía ganas de hacer las cosas. Me animaba a hacer los deberes».

 

Pese a la felicidad de la joven pareja, el mundo les dio un vuelco cuando el padre de Sofía, que trabajaba en un banco que cerró durante la crisis, decidió que la familia se trasladara a Barcelona para comenzar de nuevo animado por un hermano suyo que vivía en la Ciudad Condal. Desconsolados Suárez y Balbi se despidieron entre lágrimas pensando que no se verían nunca más. Tras tres meses el jugador no aguantó más y le pidió dinero a su representante, Daniel Fonseca, para viajar a Barcelona y verla en Navidad. Durante esas vacaciones navideñas, Luis Suárez tomó la decisión: tenía que jugar en Europa para ver a Sofi.

Suárez juega en el Barça desde 2014 | España Diario

 

Así pues, con la motivación de estar cerca de su novia, Suárez hizo todo lo que pudo para que le fichara un equipo europeo y lo consiguió, con dieciocho años el Groningen le hizo una oferta. Él desconocía que había un equipo que se llamaba así, pero sabía algo: que Holanda estaba más cerca de Barcelona, de Sofi, que Montevideo. Y así es como Suárez llegó al fútbol europeo: por amor. Fue entonces, tras una visita a Barcelona, cuando llegó el momento de que Suárez regresara a Groningen, y le propuso a Sofía que se marcharan juntos. Ella, con sólo dieciseis años, llamó a su padre para comunicárselo y embarcó con Luis, sin ropa, maleta, sin nada. Y ya nunca más han vuelto a separarse.

 

Finalmente y pese a que su representante Pere Guardiola manejaba importantes ofertas de otros clubes, en cuanto Suárez supo que el Barça se interesaba por él, no dudó: «cuando el Barça preguntó por mí no quise escuchar nada más». Así pues, el futbolista quiso acabar asentando su historia de amor allí donde empezó, en Barcelona.