Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La «Gente de la sombras» nos observa oculta en la oscuridad

Movimientos por el rabillo del ojo, sombras en rincones que desaparecen y la sensación de que alguien acaba de cruzar la habitación son fenómenos de lo más habitual
Imagen de la película 'Shadow People' | Infinity Media

 

¿Alguna vez os ha parecido ver que algo se movía por el rabillo del ojo, pero al mirar directamente, no habéis visto nada que pudiera causar el movimiento? Parece algo completamente normal, y usual, una ilusión óptica provocada por el cansancio o la luz, porque normalmente acostumbra a pasar de noche, con la luz artificial. Pero hay quien asegura que no se trata de una mera ilusión, si no de algo que puede resultar mucho más peligroso. El blog parapsicológico Sixpencee habla de un fenómeno llamado «Gente de las sombras», unos seres que moran en la noche y que siguen a algunas personas, y que pueden ser vistos de reojo cuando les ilumina una luz artificial, pero que desaparecen si intentamos mirarles directamente.

Hay varias teorías sobre esta «Gente de las sombras» y en general, solo se contradicen en si estos seres son peligrosos o inofensivos. Al parecer, los avistamientos de refilón pueden corresponder a dos tipos de seres, están los inofensivos, que prefieren los escenarios desordenadors dónde pueden esconderse y que prefieren observar a las personas sin hacer nada, y los seres demoníacos, que persiguen a la gente, la observan y cuando más vulnerable la encuentras, atacan.

 


En un foro de internet sobre temas paranormales, un usuario indicó que es la altura lo que distingue los seres observadores de los demoníacos, y es que según describe, los primeros son bajitos, menos de metro y medio, y se mueven bastante, por lo que si les vemos, nos parecerá haber visto algo pasar a nuestro lado o por delante. Los seres malignos, en cambio, son altos y acechan sin moverse mucho, normalmente, por detrás, por lo que nos parecerá ver una sombra alargada fija, pero al intentar ver qué es, desaparecerá. 

Nadie sabe del cierto si estas teorías son reales o meras historias para intentar dar explicación a un fenómeno bastante habitual, pero muchas de las teorías coinciden en que hay algunas ocasiones en las que estos seres se dejan ver más de lo habitual. Niños pequeños y animales de compañía pueden mirarles directamente sin hacerles desaparecer. Un crío que afirma que hay alguien más en la habitación, o alguien jugando con él, puede tratarse de su imaginación o no. Cuando por la noche el perro se pone a ladrar al pasillo sin que haya nadie más allí, o un gato se queda mirando fijamente a un punto del salón en el que aparentemente no hay nada, tal vez uno de esos seres ha sido descubierto.