Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La operación que salvó la mano de un hombre que sufrió un accidente laboral

Decidieron meter su mano destrozada dentro de su cuerpo

 

Carlos Mariotti es un brasileño de 42 años que hace unos meses vivió el peor momento de su vida. Trabajaba en Zettapack Plastic y debía manipular una máquina que construía bobinas. Un día, la máquina empezó a tragarse su mano de forma accidental, como si fuera a cámara lenta. «Era como mirar una película enfrente de mí. Veía la máquina tirando mi mano hacia dentro y no podía hacer nada al respecto», afirmó Carlos al Daily Mail. El hombre gritó varias veces, pero estaba completamente solo. Tras unos instantes de gritos incesantes, sus compañeros llegaron y consiguieron sacarle la mano de la máquina, pero Mariotti había perdido el conocimiento por culpa del dolor insufrible.

Sus compañeros vendaron lo que le quedaba de mano y lo llevaron urgentemente al hospital. Allí, el cirujano se encontró con el miembro destrozado, ya no había apenas piel, todo era sangre, tendones y huesos. Carlos ya había perdido dos dedos y la solución más fácil era amputarle la mano, pero el doctor quiso apostar por otra técnica muy distinta. No se había llevado a cabo demasiadas veces, pero decidió que lo mejor sería inserir la parte herida bajo la piel del paciente, para conseguir que la piel se regenere de forma rápida y segura. El doctor explicó al citado medio que «se trataba de una lesión muy grande y delicada, y el único lugar donde podíamos meter la mano completa era en el abdomen. Sin este procedimiento, existía riesgo de infección y el tejido junto con los tendones se hubieran podrido».

 

Tras los siguientes 42 días, Carlos mantuvo su mano dentro de su cuerpo, pero evitó que se la amputaran. «Estoy agradecido porque al menos seré capaz de sostener un tenedor, sujetar un volante y vestirme sin ayuda», afirmó Mariotti. Ahora, ya han podido sacar la mano de su interior y parece un guante de boxeo, ya que los dedos se unieron debajo de la piel. Aún así, en las próximas operaciones el cirujano le podrá separar los dedos y Carlos conseguirá recuperar parte de su movilidad.