Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La postura sexual que causa más roturas de pene

Aunque el miembro no tiene hueso, puede sufrir una fractura
La rotura de pene suele ocurrir durante las relaciones sexuales bruscas | Cedida

 

No es una lesión muy común, le pasa a uno de cada 100.000 hombres, pero la rotura de pene existe y suele deberse a una relación sexual especialmente brusca. Pese a que el aparato reproductor masculino no tenga hueso, si se le somete a una flexibilidad más alta de la que tiene de forma natural se puede producir una rotura de la túnica albugínea, la envoltura fibrosa de los cuerpos cavernosos del pene. Como explica, la uróloga del hospital Reina Sofía de Tudela, Rocío Sierra en declaraciones para El Confidencial: «se produce una relajación del músculo liso de la pared del tejido vascular llenándose el pene de sangre y el sistema de drenaje venoso se comprime entre la túnica albugínea y la fascia de Buck». De forma algo más sencilla lo explica la revista Men's Health cuando lo compara a: «el tacto esponjoso habitual, de espagueti aldente, se convierte en rigidez de espaguetis sin cocer». 

Así pues, si esta fractura se produce, entre el 30 y 50% de los casos, se oirá un sonido similar al de un hueso rompiendose. Además del chasquido se puede reconocer la lesión por la hinchazón producida en la zona, el fin inmediato de la erección o el cambio de color. Ante estos síntomas los médicos recomiendan aplicar hielo en la zona, nunca directamente sobre la piel, y acudir a urgencias de forma inmediata pues el mal tratamiento de esta fractura puede conllevar a deformidades permanentes, curvaturas en la erección, disfunción eréctil o dolor durante el sexo.

 

La postura de la amazona es la más peligrosa | fd

 

Frente a este problema masculino, la Escuela Médica de la Universidad Estatal de Campinas, en Brasil, ha confeccionado un estudio en el que asegura que en la mayoría de casos el problema se había producido durante la postura de la amazona, en que la mujer está encima y de cara al hombre. La segunda peor, aunque muy alejada de esta primera, es la del perrito en la que el hombre penetra a la mujer desde detrás mientras ella esta a cuatro patas. Además, de los 44 hombres que participaron en el estudio 28 casos provenian de relaciones heterosexuales, 4 de encuentros homosexuales y 6 de ellos eran debidos a la masturbación. 

 

Finalmente, los médicos aseguran que la velocidad y la fuerza durante las relaciones también son definitivas en este tipo de lesiones y, por tant, recomiendan tener cuidado e intentar evitar cualquier postura que fuerce demasiado el ángulo de curvatura del miembro.