Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

Las diez cosas que una mujer no puede hacer en Arabia Saudí

Hacer deporte o conducir son algunas de ellas
Imatge de dues dones a l'Aràbia Saudita. | LaVoz del Muro.

 

Arabia Saudí es uno de los países donde las mujeres están sometidas a una importante restricción de sus derechos como ciudadanas. En esta sociedad prevalecen las leyes del wahabismo —un movimiento fundamentalista musulmán que es mayoritario en este Estado— que atacan directamente la libertad de las personas y, especialmente, la de las mujeres. Aquí os mostramos diez acciones que el colectivo femenino tiene prohibido hacer, recogidas por La Voz del Muro:

 

1. Salir de casa sin un hombre. En Arabia Saudí, todas las mujeres deben tener un tutor masculino, que puede ser el padre, el hermano, el marido o, incluso, su hijo en el caso de ser viuda. La mujer necesita su aprobación para todo: abrir una cuenta en el banco, viajar... Si no tienen un permiso firmado por él, no lo pueden hacer. Además, ninguna mujer puede salir a la calle sin su acompañante.

 

2. Hacer cosas que puedan afectar al honor de su guardián. Si la mujer lleva a cabo alguna acción que deshonre a su tutor, las leyes wahabitas determinan que tendrá que ser castigada. Cualquier cosa que haga o diga una mujer más allá de obedecer, será susceptible de ser considerada una deshonra y, por lo tanto, el concepto tan ambiguo del «honor» se convierte en una arma letal en la persecución de las libertades femeninas.

 

3. Mostrar parte del cuerpo. De acuerdo con la ley islámica o sharia, las mujeres no pueden mostrar las partes de su cuerpo que se consideran inmorales o que pueden generar deseo en los hombres. En el caso de Arabia Saudí, algunas provincias contemplan que las mujeres sólo puedan dejar a cuerpo descubierto los ojos y las manos.

 

4. Estar solas en una zona que no sea exclusivamente para mujeres. El país intenta evitar al máximo el contacto entre hombres y mujeres. Por este motivo, muchos lugares incluyen zonas diferenciadas y las mujeres sólo pueden estar sin su tutor en estos espacios.

 

5. Trabajar o estudiar si quieren. No existe ninguna prohibición que indique las mujeres no pueden trabajar, pero se desaconseja que lleven a cabo cualquier actividad remunerada. Aun así, hay muchas carreras universitarias y profesiones a las que no pueden acceder por ley.

 

  

 

 

6. Hacer deporte. Esta acción estaba prohibida para las mujeres hasta el 2008, aunque usaran una vestimenta que los tapara todo el cuerpo. Ahora ya no lo está, pero las mujeres que practican deporte están mal vistas y son muchos los que las acusan de prostitutas. Una muestra de este hecho es que hasta el 2012, el Arabia Saudí no tuvo representación femenina a los Juegos Olímpicos.



7. Conducir. En este caso tampoco hay una ley que prohíba que las mujeres conduzcan coches de manera explícita, pero la mayoría de líderes religiosos consideran que no lo tienen que hacer. Algunos incluso van más allá y creen que conducir y ser infieles son hechos que están estrechamente ligados.



8. Utilizar el transporte público. Algunos trenes ya incorporan algunos vagones exclusivamente para mujeres, pero generalmente las mujeres sólo pueden utilizarlo acompañadas por un hombre y bajar a la misma parada que él.



9. Escoger a su marido. Los matrimonios forzados se prohibieron en 2005, pero esta práctica se sigue llevando a cabo. La situación es todavía más complicada, puesto que no existe una ley que regule la edad mínima para casarse y algunos líderes religiosos sostienen que las mujeres se deben casar antes de la pubertad, sobre los nuevo años, y los hombres alrededor de los 15.



10. Recuperar su libertad. Desde hace pocos meses, la policía religiosa árabe podía enviar a la prisión a una mujer por cualquier cosa que considerara inadecuada. Además, después de cumplir penas que a menudo son injustificadas, sólo pueden recuperar su libertad si su tutor decide que se quiere hacer cargo. Muchos de ellos lo que hacen es pedir que se aumenten las penas o bien las abandonan porque saben que así acabarán muriendo.