Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Llama 2.300 veces al novio de su hija para mantener relaciones sexuales

Condenada a prisión por acosar durante más de un año a la pareja de su hija
Imagen de una llamada. | Imagen de archivo

Una gallega de 65 años ha sido condenada a un año y diez meses de prisión por acosar a la pareja de su hija con 2.300 llamadas. Las llamadas tuvieron lugar entre el 13 de agosto de 2012 y el 1 de julio de 2013, once meses de llamadas que finalmente han terminado en sentencia.

 

El titular del Juzgado Penal número 2 no creyó a la mujer, que negó los hechos y la ha condenado, aunque la mujer no ingresará en prisión porque no tiene antecedentes. La sentencia dictamina un orden de alejamiento respecto a la víctima, durante tres años y le ordena a pagar una indemnización de 4.000 euros.


Según la sentencia, la procesada conoció al hombre en febrero de 2012, cuando su propia hija los presentó, ya que en esos momentos mantenían una relación sentimental. No fue hasta tres meses después, en mayo de ese mismo año, que comenzó a enviarle mensajes al móvil para poder tener una cita ya que se sentía muy «atraída» por él. El juez explica, a favor de la víctima, que él des de un primer momento no quería quedar. Aun así la condenada siguió insistiendo.

 

Las amenazas


Los mensajes comenzaron de una manera cordial para poder verse con la víctima pero como no lo consiguió la acusada pasó a las amenazas. Le enviaba mensajes en que decía que si no se veían, ella explicaría cosas oscuras de su pasado, sin embargo, la víctima no accedió y cortó la relación con la hija.


La sentencia explica que estas 2.300 llamadas se realizaban tanto de día como de noche y que el hombre sólo contestó veinte, siempre para decir que no y que nunca tendrían relaciones sexuales.


Las amenazas fueron subiendo de tono, ya que al final no se trataba de mantener relaciones sino de «vengarse de él por lo que la procesada entendía como una ofensa».


Todo terminó con la denuncia del hombre que cuatro años después ha visto resuelta en una sentencia condenatoria.