Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Los beneficios y los inconvenientes de tener relaciones sexuales

El sexo puede aportar muchas cosas positivas aunque también produce daños que hay que tener en cuenta
Las relaciones sexuales aportan muchos beneficios para la salud. | Cedida

 

Tener relaciones sexuales es una actividad muy saludable para el cuerpo. Además del placer que se extrae del sexo, este también aporta un grandísimo número de beneficios y algún prejuicio. Entre  estos pros y contras se encuentran los siguientes:

 

- Disminuye la presión arterial: Tener relaciones supone un esfuerzo similar a la práctica de ejercicio intenso y, por ello, la presión arterial puede aumentar mucho durante el proceso. De todas formas. igual que el deporte, el sexo actúa beneficiosamente sobre la salud. Muchos estudios demuestran que la práctica regular promueve una disminución de la presión arterial basal, haciendo menos probables patologías como el ictus o el infarto.

- Refuerza las defensas: Según un estudio de la Universidad de Pennsylvania, la práctica regular de sexo es un método infalible para reforzar las defensas. Para demostrarlo, el equipo encargado de dicho estudio, en el que doce de sus estudiantes participares como voluntarios. En la saliva de los que tenían relaciones una o dos veces por semana, hallaron una cantidad mayor de inmunoglobulina.

 

- Reduce el cáncer de próstata: Según un estudio publicado en la revista JAMA, los hombres que eyaculan más de 21 veces al mes tienen menos probabilidad de sufrir cáncer de próstata.

 

- Mejora el estado de ánimo y disminuye el estrés: La serotonina y la dopamina que se liberan durante el sexo mejoran el estado de ánimo. Además, durante las relaciones disminuyen los niveles de cortisol, la hormona que suele aumentar frente a las situaciones estresantes.   

 

Las relaciones sexuales aumentan el estado de ánimo.| Fotolia

 

- Aumenta el riesgo de tener una infección de orina: Tener relaciones sexuales también puede implicar exponerse a algunas enfermedades de transmisión sexual. Además, el inconveniente más común es la infección de orina, sobre todo en las mujeres. Normalmente se dan cuando las propias bacterias del tracto genital femenino se introducen en las vías urinarias. Por este motivo, se recomienda lavar los genitales previa y posteriormente a las relaciones, y también orinar justo después, con el fin de favorecer la salida de cualquier bacteria que haya podido quedar en las vías urinarias.