Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Los siete mejores momentos para tener sexo rápido

Algunas situaciones adversas se pueden aprovechar para tener sexo
Foto de archivo. | Corbis

 

Es un hecho que el sexo es mucho mejor si hay tiempo de sobra para disfrutar, y que las escenas de apenas unos minutos solo funcionan en el porno. Sin embargo, hay pequeños momentos en el día a día que se pueden aprovechar mucho mejor de lo que imaginas. La revista Men’s Health nos propone una lista con los siete mejores momentos para «echar uno rapidito», cada uno con sus consejos para que ambos disfrutéis de este corto espacio de tiempo y alcancéis el clímax en tiempo casi récord.

Antes de un rato estresante: No hay mejor método de relajación que el sexo. Mejor aún si estás delante de una presentación decisiva en la empresa. Un estudio científico enumera los beneficios del sexo: calma los nervios, baja la presión sanguínea y reduce los niveles de estrés. Recuerda no pasar excesivo tiempo practicando sexo oral, el tiempo apremia y el estudio se refiere a relaciones con penetración. 

 

Por la mañana: La manera perfecta de empezar el día, sobre todo si sabes que tienes por delante un largo día de trabajo. Pocos lo saben, pero una hormona llamada oxitocina sube sus niveles cuando practicamos sexo por la mañana, ayudándonos a sentirnos unidos a ella durante el resto del día. Aprovecha esos minutos antes de que suene el despertador.

Si te ves venir un catarro: Si ves que empiezas a tener los síntomas habituales de un resfriado, debes de saber que el sexo actúa como aliado de tu sistema inmune. El orgasmo incrementa la actividad del sistema nervioso, la concentración de adrenalina y el número de leucocitos. Ya lo sabes, dale una lección a esos virus con una buena dosis de seco.

 

Sus mejores días: Ya lo deberías saber, su mejor momento es justo dos semanas después de la menstruación.

 

Después del gimnasio: El ejercicio físico es un afrodisíaco mucho más potente que la canela o las ostras. Nada mejor para acabar de relajar los músculos que practicar sexo después de una sesión de gimnasio. El flujo de sangre hacia los genitales aumenta casi en un 169% después del ejercicio.  También tiene mucho que ver el aumento en los niveles de testosterona.

 

Al final de un mal día: Si hemos pasado por un día desastroso le podemos dar una alegría a nuestro cuerpo y mente con un breve pero intenso revolcón. A través de esta gratificante compensación somos más comunicativos y agradecidos con nuestra pareja. Al fin y al cabo, su mal humor puede servir para poner más ímpetu.

 

Después de pasar miedo: La sensación de miedo activa nuestra adrenalina y nos hace sentir en una montaña rusa. Un estudio publicado en el Archives of Sexual Behaviour demuestra que bajo estas circunstancias, la excitación es mayor y llega más rápido. Si acabáis de tener un susto de muerte, podéis aprovechar la ocasión para pasar a la acción.

 

Si después de todos estos consejos aún no encuentras el momento oportuno para pasar un rato de pasión es porque no quieres. Siempre hay momento para el amor, o simplemente para la pasión.