Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El mejor momento del día para mantener relaciones sexuales es por la mañana

Si queremos sacar el máximo provecho a nuestros encuentros, necesitamos evitar horarios y costumbres estrictas
Imagen de archivo de una pareja manteniendo relaciones sexuales. | Cedida

 

Estamos acostumbrados a mantener relaciones sexuales en el lugar más cómodo de la casa, en la cama. La intimidad de las sábanas, la suavidad de la almohada y la blandura del colchón provocan que las personas estén acostumbradas a mantener relaciones sexuales a la hora de irse a dormir, tal como explica ‘El Confidencial’.

 

Pero si lo que queremos es disfrutar del sexo de verdad, claro está que necesitamos liberarnos de estos horarios estrictos y empezar a realizar sexo por las mañanas. El sexo matutino es sorprendentemente reconfortante, ya que disminuye los niveles de estrés y libera endorfinas que nos mantiene activos. 

El trabajo, el principal entrometido que evita el sexo matutino

El principal obstáculo para la mayoría de personas para llevar a cabo el sexo matutino es el trabajo. Con el fin de acabar con la monotonía de la vida sexual, Molly, madre de tres hijos, aceptó el reto de tener sexo cada mañana durante una semana y contó su experiencia a través de la web ‘Prevention’.

 

El lunes Molly puso el despertador una hora antes. Se levantó y al verse poco atractiva por la mañana, se lavó los dientes, se peinó e incluso se puso algo de crema hidratante. Acto seguido despertó a su marido y terminaron su primer encuentro sexual matutino antes que despertaran sus tres hijos.

Cabe señalar que a primera hora de la mañana, el cuerpo de los hombres pide sexo a gritos, ya que se trata de una especie de ganas inconscientes derivadas de la testosterona. Fue el caso del marido de Molly durante la mañana siguiente y acabaron manteniendo de nuevo relaciones sexuales.

 

Por desgracia no todos los días fueron épicos para Molly y su marido por culpa del trabajo. Pero el resto de días sí que hubo tiempo y admite que acudió a su puesto de trabajo con una sonrisa de oreja a oreja.