Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Se vengó de su mujer porque odiaba que le mandara siempre a hacer la compra

El hombre fue expulsado del supermercado para siempre
Un supermercado de la cadena Walmart | Cedida.

 

June Woolf enviaba a su marido a hacer las compras de casa a menudo aunque él ya le había dicho en más de una ocasión que odiaba hacer la compra. La sorpresa llegó cuando el supermercado donde solía acudir su marido, de la cadena Walmart, le envió una carta a casa en la cual explicaban que ya no era bienvenido en la tienda:

 

«Estimada Sra. Woolf,

Durante los últimos seis meses, su marido ha causado todo tipo de estragos en nuestro supermercado. Ya no podemos tolerar el comportamiento de su marido y no podemos recibirla ni a usted ni a él como clientes en nuestras tiendas. Sra. Woolf, las quejas sobre su marido se enumerarán a continuación y han sido grabadas por cámaras de seguridad.

 

15.06.2014: Tomó 24 cajas de condones de los estantes y los colocó en las carros de los clientes que estaban distraídos en ese momento.

02.07.2014: Programó todos los relojes de nuestra sección de artículos para el hogar para que activaran su alarma cada 5 minutos.

 

07.07.2014: Dejó un rastro de salsa de tomate, el cual conducía directamente al baño de mujeres.

 

19.07.2014: Habló con uno de nuestros empleados y de una manera muy profesional dijo: "Sección de artículos para el hogar, código 3. Háganse cargo de inmediato." Esto resultó en que el encargado abandonara su puesto asignado e hiciera un informe para sus supervisores en el cual resultó involucrada la gerencia, y causó que esta compañía desperdiciara tiempo, dinero y energía importante en el asunto.

 

04.08.2014: Fue a la recepción de servicio al cliente e intentó hacer que cuidaran de una bolsa de patatas bajo su nombre.

 

14.08.2014: Colocó un rótulo de "Precaución, piso mojado" en una de nuestras costosas alfombras persas de la sección de artículos para el hogar.

 

15.08.2014: Armó una tienda de campaña en nuestra sección de acampada y le dijo a nuestros clientes más jóvenes que podían pasar la noche en nuestro almacén si reunían suficientes almohadas de la sección dormitorios; 20 niños le creyeron.

 

23.08.2014: Cuando un encargado le preguntó si le podía ayudar en algo, empezó a llorar y gritó "¿Por qué no pueden dejarme en paz?". Finalmente, tuvieron que llamar a una ambulancia.

 

04.09.2014: Miraba una de nuestras cámaras de seguridad y la utilizó como un espejo mientras se hurgaba la nariz.

 

10.09.2014: Cuando observaba un rifle en la sección de cacería, preguntó al encargado, mientras mostraba un tic nervioso en el rostro, si podía comprar antidepresivos allí también.

 

03.10.2014: Husmeaba de manera sospechosa mientras tarareaba el tema de "Misión Imposible".

 

06.10.2014: Quitó todos los embudos de aceite de nuestro departamento de Automóviles para organizar su propia presentación de Madonna para personas mayores que tuvieran la tarde libre.

 

18.10.2014: Se escondió en un perchero, y cuando un cliente trataba de mirar la ropa, saltó fuera del bastidor gritando, "¡Escógeme a mí! ¡Escógeme a mí!"

 

22.10.2014: Cada vez que se anunciaba algo por los altavoces, se acurrucaba como una bola por el suelo y gritaba en pánico: "¡Oh, no! ¡Allí están esas voces de nuevo! "

 

23.10.2014: Tomó otra caja de condones de la estantería y le preguntó a uno de nuestros empleados dónde podía encontrar un vestidor para probárselos.

Y para terminar su interminable lista de fechorías y malas acciones:

 

25.10.2014: Entró al vestidor, cerró la puerta y gritó en voz alta: "¡Maldita sea! ¡Aquí no hay papel higiénico!" Uno de nuestros empleados se desmayó y tuvo que ser puesto bajo cuidado médico.

Cordialmente, Fred Richardson»

 

Parece que algunos hombres están dispuestos a hacer todo lo posible para no ir de compras. Ahora ni June ni su marido son bienvenidos en el supermercado y todo porque el hombre no quería ir de compras y se divertía a su manera para hacer que, finalmente, se cansaran de él y le prohibieran la entrada. ¿Le mandará su mujer a otro establecimiento o habrá decidido no hacerle comprar nunca más?