Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Su esposa y su amante lo duermen y lo acaban matando

Se habían reunido los tres después de mucho tiempo
Imagen de la pareja casada. | Cedida.

 

Tal como explica Upsocl, lo hemos visto en películas y telenovelas que la infidelidad mata. Y no sólo en la ficción, sino que también en la realidad. Este es el caso del británico de origen indio llamado Sukhjit Singh, de 34 años, que fue tristemente asesinado a manos de su mujer y su amante, que también era su mejor amigo.

 

Singh, un devoto creyente de la religión sijismo, y padre de dos hijos, se encontraba en la India visitantes a su madre. Parecían ser unas vacaciones tranquilas para él y sus pequeños hijos de seis y nueve años, respectivamente. Para él, también era una buena oportunidad de estar con su amigo de la infancia, Gurpreet Miththu. Este era su gran amigo y no lo veía desde hacía mucho, ya que Sukhjit había ido a vivir a Derby, Inglaterra. Pero no todo era feliz en la vida de Sukhjit, ya que estaba casado con su esposa llamada Ramandeep Kaur Mann, que el insistía constantemente con divorciarse, hecho que por su religión era inaceptable.

 

Kaur Mann también viajó con su esposo en la India, aunque en realidad, no lo hizo por él, sino que ella solo quería estar con su amante, que era el mejor amigo de su marido, Gurpreet. Pensando en la forma de estar juntos la esposa y su amante, no encontraron nada mejor que pensar un plan sencillo para eliminar al esposo, matarlo. La idea que tenían era fácil, el amante había comprado unos poderosos somníferos que después la esposa encargaría de introducirse a su marido mientras éste dormía. Un plan, que no salió como se esperaba.

 

Aproximadamente a las diez de la mañana, la mujer llamó a su amante suponiendo que su marido todavía estaba vivo. El amante llegó rápido, llevando un cuchillo carnicero con él, además de un martillo. El amante empezó a golpear a su mejor amigo con el martillo, pero al ver que este aún no moría, decidió cortarle la garganta con el cuchillo. Mientras, la esposa asfixiaba con la almohada al pobre hombre. La parte más triste de todas llega al final. Los dos hijos de esta pareja estaban durmiendo junto con su padre en el momento que fue asesinado por su propia madre y su amante. Estos niños se convirtieron de esta forma en los únicos testigos de este horrible crimen.

 

Imagen del amante. | Cedida.