Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Su madre mintió para salvar a su hija que nació antes de tiempo

Al nacer medía 24 centímetros
Imagen de los pies de Amilia. | Grummer

 

A veces hay cosas que parecen auténticos milagros que sorprenden a todo el mundo. Este es el caso de Amillia Taylor, una niña que, al nacer, pocos creían que sobreviviría. La pequeña nació en 2006, en una clínica de Miami, Florida, pero fue 21 semanas y seis días antes de lo previsto. Con tan poco tiempo, las probabilidades de sobrevivir son muy pocas, solo medía 24 centímetros y pesaba 280 gramos. Contra todo pronóstico, la niña vivió.

Imagen de Amillia poco después de nacer. | Grummer

 

Sonja y Eddie Taylor, los padres de la pequeña, llevaban mucho tiempo queriendo tener un bebé y, finalmente, recurrieron a la fecundación in vitro. Cuatro meses después del embarazo, el útero de Sonja se inflamó y obligaron a provocar el parto para salvar la vida de la madre. Ella mintió sobre las semanas que llevaba embarazada para tranquilizar a los médicos, que hicieron todo lo posible para salvar a las dos.

 

Tras las primeras horas, sorprendentemente, Amillia sobrevivió, aunque durante los dos primeros meses vivió en una incubadora y sus padres no la podían tocar. Poco a poco, la pequeña siguió luchando por su vida y ahora ya ha crecido como cualquier otra niña. Aún así, Amillia tiene el récord mundial del bebé que ha nacido más pronto.

Imagen de Amillia con su madre en la actualidad. | Grummer