Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

ELECCIONES ANDALUCÍA

El PSOE pendiente de Adelante Andalucía para lograr la mayoría absoluta

ELECCIONES GENERALES

El Gobierno pone fechas a las elecciones: mayo u otoño de 2019

El turismo de borrachera se instala en las zonas residenciales de Palma de Mallorca

Una madre ha denunciado que su hijo se despertó asustado tras escuchar los gritos de una mujer manteniendo relaciones en la calle

 

Una vecina del barrio de Santa Catalina, en Palma, ha denunciado la situación que han vivido este 2017 ella y sus vecinos al diario local 'Crónica Balear'.

La mujer ha querido dar a conocer cómo el conocido como 'turismo de borrachera' está afectando a su día a día, ya que al caer la noche, especialmente los fines de semana, muchos de estos turistas invaden las calles del barrio y en ellas toman drogas, se emborrachan, orinan en las paredes e incluso mantienen relaciones sexuales en público.

De hecho, el pasado domingo, la mujer ha explicado que su hijo se despertó de madrugada muy asustado porque estaba escuchando gritos.

«Salí por la puerta a mirar y vi a una chica rubia con un chico moreno manteniendo relaciones sexuales a plena luz del día al lado de un coche, en el suelo.

Pasaba gente mirando por al lado y la chica chillaba como una loca. Entonces grité que esto no puede pasar, que les iba a denunciar», explicaba la mujer al citado medio, que además añadió que casi se llegó a enfrentar a ellos: «Hizo el ademán de venir hacia mí de forma agresiva para que no le tomara fotos, pero después se fueron corriendo.

El chico no se pronunció, estaba de espaldas». Pero este no es el único incidente al que los vecinos se tienen que enfrentar habitualmente, ya que suelen encontrarse a muchas personas borrachas y denuncian que «esto ya parece Magaluf».

El barrio de Santa Catalina, conocido por ser un lugar tranquilo en el que residen muchas familias, ha llegado al límte y se ha convertido en un lugar de desmadre en el que los problemas consecuentes de los efectos de las drogas y el alcohol son los protagonistas.

«Vuelves tranquilamente a casa con tu familia de cenar o de ir al cine y ves a chicas borrachas con los tacones en la mano que se caen al suelo. Mi hijo no tiene por qué ver esto», se lamentan.