Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un guardia civil evita el suicidio de una menor por Twitter

La joven sufría acoso escolar

 

Raúl Narváez es un guardia civil de la Compañía de Seguridad Ciudadana de Ceuta que ha protagonizado una autentica heroicidad. Como informa 'El Confidencial', todo empezó cuando el agente volvía en AVE de Madrid a Málaga tras una reunión con la junta directiva de la Unión de Oficiales. En sus ratos libres, Narváez publica en las redes sociales noticias del cuerpo, reclamaciones de mejoras de las condiciones laborales y otras iniciativas. Esa noche, Raúl publicó varios tuits sobre el proyecto #danosvalor, que busca que la Guardia Civil tenga más apoyo por parte de los ciudadanos. En uno de los mensajes, aparecía un agente salvando la vida de un niño y, poco después de publicarlo, recibió la respuesta de una chica.

Imagen de los mensajes que recibía la joven. | El Confidencial

 

La joven, que cura tercero de la ESO, le dijo que estaba sufriendo bullying y que quería suicidarse. En ese momento, en el asiento del AVE, todas las alarmas de Raúl se activaron y, aunque podía tratarse de una broma, prefirió equivocarse a que pasara una desgracia. El agente le contestó que «soy psicólogo; si necesitas ayuda, escríbeme en privado y te ayudaré en lo que pueda». Y así fue, la joven y el guardia civil empezaron a conversar en privado durante más de tres horas. Durante todo este tiempo, Raúl pudo certificar el calvario que vivía la chica, que le enseñó los mensajes que sus «compañeros» de clase le enviaban constantemente.

 

Cuando el agente consiguió calmarla, los dos se fueron a dormir, pero al día siguiente Raúl llamó de inmediato al centro escolar de la joven. Allí pudo hablar con la psicóloga de la escuela y la puso al día de todos los detalles, aunque ya la seguía de lejos, no conocía el caso con profundidad. También avisó al puesto de la Guardia Civil del lugar, que se acercaron al centro para comprobar el estado de la menor. Al llegar, vieron que no había ido a clase y empezaron a asustarse.

Tras unas horas intentando contactar con su madre, pudieron acceder al domicilio, pero la joven no les quería abrir la puerta y les dijo que solo quería hablar con Raúl. finalmente, Narváez la convenció para que hablara con ellos y le dijo que era importante contarlo todo, ya que mucha gente la apoyaría y la animaría para seguir adelante. Tras una entrevista con los agentes, la joven está a la espera de conseguir una plaza en un centro especializado para alejarse del ambiente tóxico del colegio.