Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

Un maquinista se baja de un Alvia y abandona a más de 100 personas tras cumplir su horario

El conductor no quería infringir la ley y Renfe no tenía ningún sustituto en ese momento
Imagen de algunos pasajeros que se encontraban en el Alvia que iba de Santander a Madrid. | Diario Montañés.

 

Un maquinista de un Alvia que cubría la ruta Santander-Madrid decidió parar la máquina en mitad del trayecto, dos horas y cuarto después de haber salido. El hombre bajó en la estación de Osorno (Palencia) porque su jornada laboral había finalizado y los 109 pasajeros tuvieron que ser reubicados para seguir con la ruta. Según fuentes de Renfe, el tren salió a las 19.00 horas y tenía que llegar a Madrid a las 23.15 horas. Pero en Osorno, sobre las 21.15 horas, el conductor detuvo el tren después de haber avisado al centro de gestión correspondiente de que era necesario que alguien le relevase porque había cumplido sus horas de conducción. Así, la compañía ferroviaria tuvo que organizar un plan alternativo de transporte que consistió en dos autobuses, que tardaron dos horas en llegar. Uno de ellos trasladó a los viajeros que iban a Palencia, Valladolid y Madrid, y el otro a los que iban a la capital. 

 

 

  

 

 

El conductor no quiso incumplir la ley y por ese motivo abandonó el tren, ya que la normativa actual prohíbe que puedan conducir más de cinco horas y media seguidas. Según el Sindicato, el hombre avisó antes de que iba a cumplir su jornada de conducción y han añadido que el trabajador no hizo el refrigerio establecido para que pudiera seguir la conducción y, en consecuencia, no pudo continuar con el trayecto establecimiento. De esta forma, el Sindicato desmiente que la actitud del maquinista fuese fruto de un conflicto laboral entre la empresa y los trabajadores, como había trascendido inicialmente, sino que se trató de algo «excepcional» que podría deberse a algún fallo en la coordinación para que un sustituto ocupase su lugar.