Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un niño de cuatro años es violado por tres chicos en el colegio

«Él es una persona diferente ahora», explica su madre
Imagen de archivo de un niño en una escalera | The Sun

 

Los padres de un niño de cuatro años están furiosos después de saber que la policía y los profesores están dejando el caso a un lado. El niño, desesperado, explicó a sus padres que había sido atacado y violado por tres chicos de sexto curso cuando fue al baño a la hora del almuerzo. Los policías llevaron su ropa a un forense para hacerles una analítica exhaustiva, y le interrogaron tanto a él como al resto de menores. La madre del menor asegura que «la policía nos explicó que cada uno de los tres muchachos culpó a los otros dos. ¿Cómo pueden decir que no hay ningún caso que resolver cuando hay tres versiones diferentes de lo que pasó?». Ahora el niño ha sido trasladado a otro colegio y exigen que la policía vuelva a abrir el caso.

El niño fue atacado tan solo unas semanas después de que comenzase el curso escolar en el colegio de Nottinghamshire. Su madre explica que «una profesora le envió a los baños de los chicos mayores. Me pareció algo extraño así que seguí preguntándole y todo salió a la luz. Me contó que tres niños se habían burlado de él diciendo que no sabía ir bien al baño».  Según cuenta la madre, uno de los niños golpeó en el trasero a su hijo y le agarró mientras los otros dos abusaban de él. «Al día siguiente tenía molestias y estuvo llorando y diciendo que no quería ir al colegio. También se hizo pis en la cama, cosa que no hace desde hace tiempo» decía su madre horrorizada.

 

La policía se encargó de verificar los hechos haciéndole pruebas al niño con una asistenta social y un médico forense, pero sin la presencia de los padres, que decidieron no llevar el niño al colegio hasta que no garantizaran que no se encontraría con los otros tres menores que le habían agredido. Después de seis semanas de investigación, la policía local abandonó el caso por falta de pruebas. Los padres y su hijo están muy afectados y se preguntan cómo pueden hacer tres niños de diez años semejante atrocidad.