Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un niño estuvo a punto de morir por la mordedura de una garrapata

Quedó paralizado completamente y los doctores descubrieron de donde surgió pocos minutos antes de que sufriera un infarto
Collin paralizado en la cama del hospital | Youtube

 

Collin era un niño de 3 años que no paraba de corretear por la casa. Sin embargo, una mañana sus padres no lo escucharon y decidieron ir a ver que le pasaba.  Cuando entraron en su habitación quedaron aterrados al ver que su hijo seguía acostado en la cama y no podía mover las piernas. Decidieron llevarlo rápidamente al hospital pensando que el día anterior Collin había caído y se había golpeado en la cabeza, pero como se había vuelto a levantar y siguió jugando pensaron que no había pasado nada y en realidad podía tener algún problema serio.

Sin embargo, las pruebas médicas que le hicieron en el hospital descartaron cualquier lesión cerebral. Pero Collin seguía empeorando y la parálisis iba a más, hasta el punto que su cuello quedó rígido y no podía comer. Sólo era capaz de respirar. Por eso sus padres decidieron llevarlo al hospital pediátrico de Memphis, más grande y con mejores recursos. Allí descubrieron que el origen de la parálisis del niño era una garrapata que se había instalado detrás de su oreja.

 

El insecto estaba succionando la sangre del pequeño. Sin embargo, la parálisis venía provocada por unas neurotoxinas que tienen algunas garrapatas en sus glándulas salivales y que infectan la sangre inmovilizando primero las piernas y luego siguiendo por el resto del cuerpo de forma ascendente. Por suerte, en el caso de Collin los doctores llegaron a extirpársela a tiempo. Si hubieran tardado 30 minutos más le hubiera provocado un infarto al corazón y le hubiera acabado matando.

A los pocos minutos de extraerle la garrapata, Colin empezó a recuperar la movilidad en su cuerpo. Sus padres pudieron respirar aliviados de que en este caso su hijo hubiera podido salir sano y salvo. Sin embargo, en otros casos los doctores no son tan hábiles para descubrir que se trata de una garrapata o no se busca en todas las partes del cuerpo. Collin acabó sobreviviendo pero en muchos otros niños han acabado muriendo por la infección de la mordedura de una garrapata.