Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Yazmín Milagros también fue quemada y golpeada

Los médicos ingresaron a la pequeña dos días antes de su muerte
Los padres de Yazmín Milagros. | Facebook

 

La muerte de la pequeña Yazmín Milagros, de solo once meses, conmocionó a la sociedad argentina hace escasos días. La autopsia ha revelado que la niña sufrió abusos, quemaduras y duros golpes que le causaron la muerte. El pasado lunes sus padres fueron detenidos como principales sospechosos del asesinato de la pequeña. Lucía Sosa, de 33 años y Héctor Picart, de 52, se han negado a declarar ante la fiscal que lleva el caso. El diario argentino La Capital ha accedido al expediente judicial completo, que recoge los macabros detalles del suceso: Yazmín tenía golpes en la muñeca, la axila, la pantorrilla y un hematoma en la zona del sacro. Además, el pequeño cuerpo presentaba quemaduras en la pierna derecha y signos de fuerte exposición al calor en el pie y el talón. La fiscal María Isabel Sánchez declara que el objetivo del maltrato fue causar la muerte a corto o medio plazo de la pequeña. Pero eso no es todo, ya que el bebé también fue abusado sexualmente antes de morir.

Diversas fuentes señalan que el sábado 8 de octubre los padres de la víctima llevaron de urgencia al bebé al Hospital Interzonal de Agudos a causa de un fallo respiratorio. Tras reanimar a Yazmín, los médicos la entubaron e ingresaron. Sin embargo el domingo la titular de la Comisaría de la Mujer, Romina Llobet, se enteró que la pequeña era hija de los mismos padres que había investigado hacía años por la muerte de otro hijo. Aunque la encargada de esta institución presentó la denuncia pertinente para retirar la custodia de Yazmín a sus padres, no pudo hacer nada para evitar la muerte de la pequeña el lunes. Un ejemplo de que una rápida intervención de la justicia puede salvar una vida, aunque en el caso que nos ocupa la ley mostró su lado más incompetente.