Dos alumnos de un instituto de Cáceres salvan la vida a un compañero

Sufrió una parada cardiorresporatoria

 

Dos alumnos de Bachillerato del IES Norba Caesarina de Cáceres, Aitor González y Sergio Lasso, salvaron la vida el pasado lunes, 8 de enero, a su compañero Luis, al que practicaron primeros auxilios cuando éste estaba sufriendo una parada cardiorrespiratoria durante una clase de matemáticas. 

 

Lasso ha explicado que estaban haciendo unos ejercicios matemáticos cuando escuchó «unas respiraciones fuertes» y miró hacia atrás, donde se sentaba Luis, y vio que éste estaba «muy pálido» y «con los ojos en blanco».

 

Una reacción muy rápida

«Lo que hice fue saltar la mesa rápido, grité el nombre de la profesora y lo cogí al vuelo porque si no se iba a dar con la cabeza en la pared y podía ser más grave», ha recordado el joven. 

 

Así, tras cogerlo, Lasso puso a Luis en el suelo tumbado, «en la posición de seguridad», le abrió la boca, le sacó la lengua y en ese momento llegó Aitor en su ayuda, quien ha apuntado  que ambos estuvieron midiendo la pulsaciones a su compañero.


Aitor González y Sergio Lasso le salvaron la vida a su compañero.
Aitor González y Sergio Lasso le salvaron la vida a su compañero. | Cedida

 

«Al final dejó de respirar y se puso lila»

«También le estábamos hablando a ver si nos contestaba por si acaso era un mareo o algo, pero no nos contestaba», ha explicado Aitor, quien ha añadido que «la respiración y la pulsación cada vez era más leve y más débil y al final dejó de respirar y se puso lila».

 

Los dos jóvenes han detallado que en ese momento pusieron a su amigo boca arriba y se iban alternando para hacerle la Respiración Cardio-Pulmonar, mientras un profesor estaba en contacto con el 112, cuyos miembros iban «dando instrucciones», han apuntado.

 

Unos minutos que se hicieron eternos

«Y conseguimos que respirase otra vez hasta que vinieron los servicios de emergencia», ha explicado Aitor. También ha añadido que, cuando llegaron, ellos salieron del aula para no molestar a los prefesionales en la materia.

 

Sobre los minutos de tensión en que estuvieron ayudando a su amigo, Aitor ha dicho que no pensaban «en nada, sólo en ayudar a Luis». «A mi se me hizo eterno, pero sólo concentrados en ayudar a nuestro compañero, y luego al final fue cuando ya estaba muy nervioso, me temblaban las manos», ha confesado.


Sólo pensaban en su amigo

Por su parte, Lasso ha recordado que «fue todo muy rápido» y, en ese momento, lo que hicieron «fue reaccionar rápido» porque «lo más importante» era que su amigo «saliese para adelante», ya que, «el chaval estaba fatal ya y conseguimos que mejorase la respiración y demás», ha apuntado.

 

En cuanto al estado de su amigo, Aitor ha dicho que fue trasladado al hospital y entubado en la UCI, pero ahora «ya está bien, consciente» aunque «un poco desorientado». En este sentido, Lasso ha destacado que los dos fueron a visitarlo «esa misma tarde» al hospital y los padres de Luis les agradecieron mucho todo lo que habían hecho por su hijo.

 

Una actuación vital

Además, Lasso ha asegurado que una sanitaria puso en valor su actuación porque «cuando se da una parada cardiorrespiratoria lo importante son los primeros minutos para que le llegue el aire bien». «Han dicho los médicos que si no hubiéramos actuado, al no haber flujo de aire y sangre, podría haberse quedado ahí mismo o tener secuelas en el cerebro», ha destacado Aitor.

 

Preguntados por cómo supieron qué hacer para ayudar a su amigo Luis, ambos han destacado que vienen «del mundo Scout» donde han aprendido estas técnicas. Lasso ha apuntado que en los Scout «aparte de pasártelo bien», también «te enseñan a sobrevivir si se dan estos casos».

 

La importancia de conocer estas técnicas

Por ello, Aitor y Lasso han reconocido el gran valor que tiene conocer técnicas de primeros auxilios y que, tras su intervención, «la gente se ha dado cuenta que pueden pasar estas cosas y que tienen que saber cómo reaccionar».

 

De igual modo, Aitor ha explicado que han recibido la «enhorabuena» por parte de sus compañeros de clase, que también «estuvieron ayudando», aunque reconoce que es algo que les «salió instintivo» y que él lo que quiere «es que se recupere Luis», no colgarse medallas.

 

Un cambio de clase decisivo

Por último, Lasso y Aitor han recordado que en el momento en que sucedió todo no tenían clase porque faltaba una profesora, pero decidieron hacer un cambio y dar matemáticas. «Si no llega a haber ese cambio de hora, le pasa fuera del instituto y qué hubiese pasado», se ha preguntado Aitor.

 

«Lo importante es que esté con nosotros en clase, eso es lo que queremos», ha finalizado Lasso, toda vez que ha subrayado que «en cuanto salga (del hospital) nos tenemos que ir a celebrarlo».



Comentarios