España Diario

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Ana Julia Quezada golpeó a Gabriel «en la cabeza con la parte roma de un hacha», el mango de la herramienta

La autora del crimen ha confesado que lo golpeó con el mango del hacha en la cabeza, aunque acabó con su vida tapándole la nariz y la boca hasta asfixiarlo
Ana Julia Quezada, detenida por la desaparición y muerte de Gabriel | Facebook

 

La principal sospechosa de la muerte del pequeño Gabriel Cruz, Ana Julia Quezada, ha confesado este mismo martes 13 de marzo como acabó con la vida del menor desaparecido en Níjar, Almería. Según se ha desvelado la mujer habría golpeado a Gabriel en la cabeza «con la parte roma de un hacha» y posteriormente, le tapó con las manos la nariz y la boca hasta asfixiarlo, lo que provocó su fallecimiento. 

Después de más de dos horas de interrogatorio, Ana Quezada ha acabado confesando cómo fue el crimen, información que posteriormente ha sido confirmada por una de las abogadas que la asisten. Este era uno de los datos más relevantes de toda la investigación, además del lugar donde escondió el cuerpo, cómo acabó con su vida. 

Golpe en la cabeza con el mango del hacha

Finalmente, se ha confirmado que mató al pequeño Gabriel por estrangulamiento, aunque antes le golpeó en la cabeza con la parte roma de un hacha, la que sería la parte del mango de la herramienta, concretamente el extremo romo. Por tanto, no le golpeó con la cabeza del hacha, normalmente realizara en metal. 

Esta herramienta habría sido el arma utilizada para Ana Julia para golpear fuertemente al menor en la cabeza, por la parte del mango del hacha que normalmente es de madera, aunque también puede ser de otros materiales como plástico duro. Fue después de este golpe que la autora de la muerte de Gabriel le agarró de la boca y la nariz para impedir que respirara y provocando así que se asfixiara. 

 

Imagen de archivo de Gabriel Cruz Ramírez. | Cedida

 

La investigación sigue en curso

Estos son los nuevos datos que se saben sobre el crimen de Gabriel Cruz, que en un principio Ana Julia hizo ver que era una desaparición al ocultar el cuerpo y fingir delante de toda la familia la tristeza por la marcha inexplicable del menor. Ayer se realizaron varios registros, en la finca del padre del niño Ángel Cruz, donde se enterró el cadáver, y también en el domicilio que compartían.

La autopsia reveló que murió por estrangulamiento y asfixia, y también que fue enterrado y arrastrado por el suelo por los signos en las muñecas. Ahora también se ha podido saber que la autoría del crimen golpeó a Gabriel con el mango de un hacha. Sin embargo, aún faltan muchos datos para resolver el asesinato que ha conmocionado a toda España. Los investigadores aún quieren saber el motivo que la llevó a matar al menor y su Ana Julia Quezada contó con la ayuda de alguien.