España Diario

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Ana Quezada instó a las padres de Gabriel a ofrecer un rescate por su hijo

Pese a que los padres del menor ofrecieron 10.000 euros por cualquier pista, Quezada propuso aumentar esa cantidad.
Ángel, el padre de Gabriel, con su pareja Ana Julia Quezada | España Diario

 

Ana Julia Quezada no está colaborando con los investigadores para arrojar algo del luz en el caso del pequeño Gabriel Cruz. El caso es que la mujer detenida podría haber instado a los padres del menor a pedir un rescate por el pequeño. La persuasión funcionó y Patricia y Ángel anunciaron, a través de los medios de comunicación, que ofrecían una recompensa de 10.000 euros a todo aquél que tuviera una pista sobre el paradero del pequeño.

 

Sin embargo, Ana Julia no estaba contenta con esa cifra y presionó a los padres de Gabriel para que subieran la recompensa. Este fue uno de los momentos que pusieron en alerta a los investigadores, que ya tenían un ojo puesto en la mujer de República Dominicana.

Sigue la investigación

En estos momentos la Guardia Civil trabaja sobre lo que tiene, que no es mucho más que ayer. El caso es que Ana Quezada no abrió la boca ni en la finca dónde escondió el cuerpo del niño ni en las dependencias policiales. Así lo dejó entrever el ministro Juan Ignacio Zoido, durante la jornada de este pasado lunes.

 

Por otra parte, la detenida asegura que ha perdido el teléfono móvil, pese a que los agentes se lo han requerido hasta en dos ocasiones. Puede que el aparato electrónico sea clave para descubrir los motivos por lo que esta mujer, presuntamente, mató el pequeño.

Las sospechas de Patricia

La madre del niño siempre había tenido una sombra de sospecha sobre Ana Julia Quezada, aunque a priori su relación no era del todo mala. Sin embargo, su forma de actuar tras la desaparición del niño y el hallazgo de la camiseta en un terreno que ya había sido revisado palmo a palmo volvieron a avivar la duda.

 

El pasado viernes los investigadores la llamaron a declarar y se mostró algo nerviosa, sobretodo cuando recibió algún dato de la Guardia Civil que no le cuadró. Eso la empujó a cometer el terrible fallo el domingo.