España Diario

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Ángel, el padre de Gabriel, ya sospechó de Ana Julia por el hallazgo de su camiseta y por negarse a dar su móvil

Fue su pareja durante el último año y medio y presentó un comportamiento sospechoso con la Guardia Civil
Ángel, el padre de Gabriel, con su pareja Ana Julia Quezada | España Diario

 

Ana Julia Quezada ahogó todas sus esperanzas en mantener viva su mentira. La actual pareja de Ángel, el padre del pequeño Gabriel, estaba en el punto de mira de la Guardia Civil desde hacía varias semanas y empezó a levantar sospechas con el hallazgo de la camiseta blanca del menor.

Tan era así que las sospechas no se quedaron ahí. Pues el padre de Gabriel también había puesto el interrogante sobre Quezada —quien adoptó varios comportamientos extraños durante la búsqueda del menor— y este tuvo que mantener el tipo como pudo durante las últimas semanas.

Nerviosismo y sumas contradicciones

Es lo que presentó Ana Julia Quezada siempre que tuvo que enfrentarse a los interrogatorios de la Guardia Civil. Para empezar, esta nunca entregó su teléfono móvil —algo que sí que hicieron los familiares de Gabriel— alegando que lo había perdido.

Esto fue, por ejemplo, lo primero que hizo sospechar a los cuerpos policiales. Después, el hallazgo de la camiseta del niño en una zona que previamente ya había sido rigurosamente peinada encendió de una vez por todas las sospechas policiales.

 

Ángel sospechó desde el primer momento

La pareja de Ana Julia Quezada durante el último año y medio levantó también despertaba sumas incógnitas en Ángel. El padre del menor, según relata ‘La Vanguardia’, se vio forzado a mantener el tipo hasta el último momento a petición de la Guardia Civil.

 

Ana Julia Quezada, detenida por la desaparición y muerte de Gabriel | Facebook

 

El hecho es que la benemérita indicó a este que les acompañara, junto a su pareja, en la inspección de varias propiedades que estaban a su nombre. Esto, de hecho, ya sembró varias dudas en un Ángel, que ayer confirmó todos los pronósticos.

 

Corrían las dos de la tarde cuando la Guardia Civil irrumpió en la casa de Ana Julia para detenerla. Los investigadores habían visto como esta sacó el cuerpo del pequeño de un pozo para introducirlo en el maletero de su coche. Las sospechas se habían confirmado, sin que Ángel ni la Guardia Civil pudieran hacer nada para salvar la vida de Gabriel.