El asesino de Alzira mató a su hija de 2 años porque su madre amenazaba con denunciarle

El agresor intentó suicidarse tras cometer el crimen pero falló y acabó detenido por la policía
Vivenda on s'ha produït el crim
Vivienda donde se produjo el crimen en Alzira | Cedida

 

Entorno a las cinco de la tarde de ayer, domingo 12 de noviembre, un joven de 28 años degolló a su hija de dos años en la localidad valenciana de Alzira. El suceso ha vuelto a conmocionar a todo el país después de que días antes, también en la Comunidad Valenciana, un hombre disparase a su expareja a las puertas del colegio donde estudia su hijo, en este caso en la localidad de Elda.

 

Tras observar cómo el sistema judicial falló en su lucha contra la violencia machista con una orden de alejamiento que en Elda no funcionó, el caso de Alzira muestra ciertas similitudes que están alarmando a gran parte de la población.

 

El asesino de su hija de 2 años había amenazado en discusiones previas con su pareja con matar a la niña si seguían las intenciones de la madre de denunciarle. Ayer, finalmente llevó a cabo sus amenazas y, según algunas fuentes confirman, el agresor llamó a su mujer para contarle lo sucedido.


Intentó suicidarse

Tras cometer el asesinato de su propia hija, el hombre intentó suicidarse tirándose por el balcón, aunque sin éxito. El joven de 28 años se lanzó desde un segundo piso, cayó encima de unos toldos que frenaron su caída y finalmente cayó encima de una luna de un coche aparcado en el patio de su casa.

 

Los clientes del bar más próximo le retuvieron después de que confesara su crimen. La madre de la víctima, que en ese momento no se encontraba en casa, tuvo que ser atendida por una ambulancia de Soporte Vital Básico (SVB) antes de ser trasladada al hospital de la Ribera con un ataque de ansiedad.




Comentarios