Sebastián, Lucía, Lorenzo y María del Mar, los jóvenes fallecidos en el accidente de Jaén

Eran un grupo de amigos que se dirigían a un ensayo musical, además, dos de ellos eran hermanos mellizos
Imagen del accidente en el que fallecieron los cuatro jóvenes | Cedida

 

El lunes de esta semana un trágico accidente de tráfico acababa con las vidas de cuatro jóvenes en Úbeda, Jaén. Dos chicas y dos chicos de entre 19 y 20 años perdieron la vida al colisionar de frente contra otro vehículo, en la A-401 en sentido Jódar, un suceso que ha dejado conmocionado prácticamente a toda España.

Los cuatro jóvenes fallecidos en el accidente se dirigían a su ensayo de la Agrupación Musical Arroquia Martínez después de haber pasado una tarde de compras en Úbeda, según publica ‘El Español’.

Esta misma entidad publicó un comunicado lamentando la muerte de los chicos y chicas poco después de conocerse lo que había sucedido: «Desde este momento cuatro ángeles más se situarán en lo más alto de nuestra bandera y nos acompañarán allá donde vayamos».

Sebastián, Lucía -hermanos mellizos-, Lorenzo y María del Mar eran amigos y miembros de la mencionada agrupación, en la que tocaban diferentes instrumentos como el fliscornio, el tambor, la trompeta y los platillos, respectivamente. Sus vecinos los conocían por ello y ahora su localidad natal, Jódar, está consternada por lo ocurrido.

Jóvenes responsables y de familias humildes

Según ‘El Español’, que ha hablado con algunos vecinos de los fallecidos, los cuatro amigos eran personas responsables y estudiantes aplicados, muy comprometidos con ciertas causas, de hecho, uno de ellos, Sebastián, ya había participado activamente en ciertas movilizaciones sociales.

Por ejemplo, estuvo presente en varias marchas como la que se hizo contra el ‘fracking’, la de la Dignidad rumbo a Madrid o la Obrera Andalucía en Pie, ya en el año 2012, según ‘El Español’. A algunos de esos actos acudía con sus padres, trabajadores de ideología de izquierdas y pertenecientes al Sindicato Andaluz de Trabajadores.

Jódar, de luto

Los féretros de los jóvenes se trasladaron en primer lugar a la Casa de la Cultura del municipio, allí también se ha instalado la capilla ardiente para «facilitarles el trauma y el trago amargo a las familias». El Ayuntamiento de Jódar declaró tres días de luto al conocer a noticia y todavía siguen llorando sus trágicas muertes.

"Rafael, el guardia jurado que asesinó a su ex en un centro comercial en España" "La revelación de última hora sobre Madeleine que podría dar un giro total al caso"