Una familia acusa a un colegio de Moreda, Oviedo, de poner en peligro la vida de su hijo

El menor de siete años sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le dejó inconsciente | La madre denuncia que dirección ha falseado información relevante para su salud
El menor se golpeó fuertemente en la cabeza al caer al suelo durante la hora del recreo
El menor se golpeó fuertemente en la cabeza al caer al suelo durante la hora del recreo | Cedida

 

La madre de un menor de siete años que sufrió un fuerte golpe en la cabeza mientras jugaba en el patio del colegio acusa al centro de negligencia. Para la familia, la dirección del Colegio Público de Moreda, en Oviedo, Asturias, ha «puesto en peligro» la vida del niño al trasladar información «falseada» sobre el accidente a los servicios sanitarios que lo trataron

Todo empezó cuando, por motivos que aún no están claros, el niño sufrió un fuerte golpe en la cabeza mientras jugaba en el recreo, llegando incluso a perder el conocimiento. Según recoge el medio local ‘La Nueva España’, el colegio informó a los sanitarios que el menor estuvo inconsciente unos 30 segundos o menos, sin embargo, testigos han dicho a la familia que podrían ser «cerca de 2 minutos».


Perdió la consciencia más tiempo del que el colegio dijo a los sanitarios

Este dato ha sido el desencadenante de las quejas de la familia. La UVI tardó unos seis minutos en llegar al colegio. Una vez allí, los sanitarios preguntaron el tiempo que el menor había estado inconsciente. Entonces contestaron que menos de 30 segundos. Pero en estos casos, el tiempo que puede estar una persona sin conciencia es clave para activar distintos protocolos médicos.

Según ha podido saber el medio citado, el menor fue trasladado al hospital de Mieres donde se le hizo un escáner y se le diagnosticó una pequeña hemorragia interna: «El resto del curso no podrá hacer educación física ni ningún tipo de actividad deportiva», ha dicho la madre del niño, Alegría Álvarez, añadiendo: «Asumimos que estos accidentes pueden ocurrir, pero no se puede jugar con la vida de un niño por no querer rectificar». 

 


«Nada encaja», los 30 segundos que enfrentan a una madre

El accidente se produjo en la hora del recreo. Tanto el colegio como la madre asumen que el menor sufrió el fuerte golpe que le provocó el estado de inconsciencia al perder el equilibrio, caer de espaldas y golpearse fuertemente la cabeza. «El maestro que llegó el primero puso a mi hijo en posición de seguridad y así lo dejó mientras avisaban a la UVI. A continuación, otros niños fueron a avisar a un segundo profesor» dice Alegría.

Este segundo profesor cogió al menor en brazos y fue entonces cuando recobró el conocimiento. Este acto no es algo que critique la madre, sino el hecho de «falsear» el tiempo que estuvo inconsciente, siendo vital para un diagnóstico médico. «Solo para que los compañeros de mi hijo se dieran cuenta de lo sucedido es lógico pensar que hayan sido necesarios 5 o 10 segundos. A partir de ahí nada encaja», expone la Alegría Álvarez. 

 



Comentarios