España Diario

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El hombre armado que se atrincheró en La Almunia, Zaragoza, es un policía nacional de baja laboral

Después de entregarse tras cinco horas de encierro, fue trasladado a un centro de atención terapéutico, donde permanecerá ingresado
Actuación policial durante el atrincheramiento de un hombre en La Almunia | España Diario

 

Este pasado lunes 14 de mayo, un hombre armado se atrincheró en el interior de los juzgados del municipio zaragozano de La Almunia de Doña Godina. Sobre las 12.30 horas, el hombre entró en los juzgados con una pistola y con la intención de suicidarse: «No se sientan intimidados y salgas», dijo para poder atrincherarse el solo en el edificio. 

Finalmente, tras más de cinco horas de encierro en la segunda planta de los juzgados de La Almunia, el hombre se entregó a las autoridades que estaban negociando con él y que habían decidido acordonar toda la zona e incluso evacuar por precaución un colegio y una escuela infantil que se encontraba justo al lado del edificio. 

Es un policía nacional de 58 años en baja laboral

Tras entregarse, el hombre fue trasladado a un centro de atención terapéutica, donde permanecerá ingresado. Según se ha podido saber, el hombre que se atrincheró es un agente de la Policía Nacional destinado en Tudela, Navarra, que se encontraba en baja laboral. Tiene 58 años y su nombre tiene las iniciales J.J.P.G.

Actuación policial durante el atrincheramiento de un hombre en La Almunia | España Diario

 

Según ha explicado el delegado del Gobierno de España en Aragón, Gustavo Alcalde, el policía nacional que se atrincheró en los juzgados con un arma de fuego «debía tener algún problema de tipo personal» que «le ha llevado a una situación desesperada de anunciar que iba a hacerse daño a sí mismo». 

Una pistola y una navaja para suicidarse

El hombre de 58 años, entró en el edificio apuntando que iba a interponer una denuncia, pero a continuación, ha afirmado que pretendía suicidarse, ha dicho el delegado del Gobierno. Tras varias horas de negociaciones, finalmente se entregó y se encuentra ingresado en un centro de atención terapéutico. 

Cabe destacar que a pesar de las actuaciones de desalojo de la Guardia Civil y acordonar la zona por la presencia del policía nacional en baja laboral con una pistola, «no hay que lamentar ningún daño personal, tampoco para el mismo». Además del arma de fuego, el agente de 58 años también portaba una navaja.