Un maltratador inclumple su orden de alejamiento; amenaza a su expareja e incendia su domicilio en Madrid

El agresor fue detenido por la policía y espera la decisión del juez que determine su futuro

Un hombre provocó un incendio en un piso en Puente de Vallecas, Madrid, el domingo 11 de febrero, en el que trataba de dañar a su expareja. El agresor, de 38 años y de nacionalidad rumana, tenía una orden de alejamiento, además de la medida de no poder establecer contacto con su víctima. Sin embargo, se pasó por alto ambas instrucciones.

Las órdenes fueron impuestas por el Juzgado de Violencia de Género el pasado 29 de diciembre, después de que la mujer, de 39 años y originaria de Ecuador, decidiera denunciarlo, tras terminar su relación sentimental, como consecuencia de las agresiones que sufría. Sin embargo, mes y medio después, las medidas fueron infringidas.


Primero amenazas, después un incendio

Fue el domingo cuando se desarrolló toda la pesadilla. Inicialmente, el hombre mandó varios mensajes a su víctima, amenazándola con frases como: «¡Te voy a matar!», «¡Voy a acabar contigo!» o «¡Voy a quemar tu casa!». Posteriormente, una de estas amenazas la acabaría cumpliendo, prendiéndole fuego al domicilio.

Eran las 21.45 horas cuando los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid fueron advertidos de las llamas, por lo que procedieron a trasladarse al domicilio para terminar con el fuego. Ahí se encontraron con que no había nadie en su interior, por lo que no se tuvo que lamentar víctimas mortales en el ataque.

Sin embargo, durante la acción del cuerpo de seguridad, llegó la mujer, afectada y asustada por lo ocurrido. Fue entonces cuando le explicó sus sospechas a los agentes de la Policía Municipal, quienes se encargaron de tomarle declaración, para posteriormente comenzar con la investigación contra el agresor.


Pruebas incriminatorias

Las primeras investigaciones apuntan que la puerta de la casa no fue forzada, por lo que el hombre continuaba guardando las llaves. Además, encontraron un cigarro arrojado en la habitación principal, el cual originó las llamas. Posteriormente, capturaron al atacante, confirmando también la existencia de los mensajes incriminatorios en su contra.

Con estas evidencias, el agresor fue puesto en disposición policial y se mantiene a la espera de la decisión que tome el juez. Por el momento, se ha determinado que ha incumplido las dos órdenes que se le había impuesto, la de no contactar con la mujer, ni acercarse a ella. Ahora, se espera que se oficialice la resolución que determine su futuro.



Comentarios