María del Mar sabía que su novio sufría «bipolaridad, ansiedad y trastorno persecutorio»

La joven víctima había padecido los «brotes psicóticos» de su agresor
María del Mar, la joven de 21 años asesinada por su novio
María del Mar, la joven de 21 años asesinada por su novio | Redes sociales

 

«Bipolaridad, ansiedad y trastorno persecutorio». Estos son algunos de los «problemas psicológicos» que José María, el joven de 24 años que asesinó a su pareja en Granada, padecía. La víctima, María del Mar, los decía abiertamente a sus amigas, para que supieran qué estaba sucediendo.

 

La información ha sido adquirida por Telecinco, quien ha difundido los mensajes de voz que la joven, de 21 años, envío días antes de morir. En ellos, reconocía que quien fuera su novio había sufrido «un brote», provocando que huyera del lugar sin dar explicaciones.

 

«Yo tengo una angustia en el cuerpo. No sé nada de él», reconocía Mar, admitiendo desconocer «si está bien, si está mal, si se ha ido a su casa, si ha cogido la moto o si se ha ido por ahí». De este modo, se revelaron como fueron los difíciles últimos días de la víctima.


Los problemas psicológicos del asesino

Imagen de José María y María del Mar
Imagen de José María y María del Mar | Redes sociales

 

María del Mar también compartió con sus amigas días antes de morir, que José María había estado acudiendo al psicólogo. Se lo explicó la madre del joven, quien le admitió que el autor del crimen era paciente de un centro de salud mental de Granada.

 

Sin embargo, su condición no le impidió renovar su licencia de armas para tiro deportivo y caza en 2017. De hecho, en su certificado médico no constaba que contara con algún elemento psiquiátrico destacado, algo provocado por la falta de comunicación entre organismos.


Licencia de armas en España

Lo anterior fue corroborado por José María Lasso, miembro del centro médico La Paz de Granada, quien confirmó que «el sistema no está formado» para que los responsables de entregar las licencias de armas en España cuenten con el historial clínico de sus afiliados.

 

De este modo, admitió que «tenemos que confiar en las contestaciones de las personas», reconociendo que deben confiar que las respuestas sean honestas y que digan la verdad respecto a su condición.



Comentarios