Un niño de 4 años, hospitalizado tras morderle un perro en Vícar, Almería

El menor fue mordido en una pierna por un perro y tuvo que ingresar en el hospital por la herida abierta múltiple que le provocó
Imagen de archivo del Hospital de Torrecárdenas de Almería
Imagen de archivo del Hospital de Torrecárdenas de Almería | Cedida

 

Un niño de 4 años de edad ha tenido que ser hospitalizado este pasado lunes 14 de mayo tras ser mordido por un perro en la localidad de Vícar, en Almería, Andalucía. Por circunstancias que aún se desconocen, el menor fue atacado por el animal doméstico y por las heridas, tuvo que ser ingresado en el Hospital de Torrecárdenas de Almería.

No ha transcendido de momento la raza del perro que mordió al niño, aunque se apunta que el menor llegó al hospital con una herida abierta múltiple en una pierna, sin saberse la consideración de la misma. 


Un perro muerde en una pierna a un niño de 4 años

Según han informado fuentes del servicio de emergencias sanitarias del 061, el aviso de un menor herido por mordedura de perro se produjo sobre las 13.15 horas desde el centro de salud del municipio almeriense. 

Tras alertar a una ambulancia, fue una UVI móvil de 061 la que se encargó de trasladar al menor de 4 años del centro sanitario hasta el Hospital de Torrecárdenas de Almería por la herida múltiple abierta en una de sus piernas a consecuencia de la mordedura de un perro. 


Imagen de archivo de un American Stanford
Imagen de archivo de un American Stanford | España Diario

 

Otros dos casos de niños pequeños mordidos por perros 

Esta no es la primera vez en los últimos meses que un menor debe ingresar en centros hospitalarios tras recibir un grave mordisco de un perro. Por ejemplo, a mediados del mes de abril, otro niño de 4 años de Daimús, en Valencia, tuvo que ser operado de urgencia en el Hospital la Fe de Valencia por las graves heridas provocadas por un perro al morderle el rostro.

Asimismo, a finales de mayo, en Ceuta, un perro de raza pastor alemán también mordió el rostro de un niño de 3 años. En este caso, las graves heridas provocadas por la mordedura eran muy profundas en el cuero cabelludo y en una parte de la cara. Los sanitarios, al ver el estado del rostro del menor, temieron por la pérdida de movilidad porque se había dañado el nervio facial.



Comentarios