España Diario

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Pánico en Cantabria por un menor al volante que produjo serios altercados en la autovía A-8

El joven sembró el caos y tuvo que ser detenido a punta de pistola mientras trataba de escapar de la policía
Imagen de archivo | Guardia Civil

 

 

Este martes se ha vivido una escena digna de película de acción en la autovía A-8 de Cantabria, cuando un menor que conducía de forma temeraria chocó contra un turismo y un camión mientras trataba de dar esquinazo a la policía, según apunta ‘El Confidencial’.

Un policía «iba encañonando a los conductores a medida que avanzaba»

El menor de edad fue avistado por la policía varios kilómetros antes de proceder a su detención. Se saltó un control de Tráfico y ahí empezó todo el berenjenal. Entonces la Guardia Civil inició la persecución.

 

Según un testigo que vivió en primera persona lo sucedido, lo primero que le llamó la atención fue adelantar a una patrulla de Guardia Civil excesivamente lenta, que «no debía ir a más de 60km/h». Él siguió su camino hasta que le sobrepasó un vehículo camuflado de color blanco que de pronto se cruzó en la autovía para cortar el tráfico.

 

Entonces salió del coche un paisano «con chaleco fluorescente y la pipa en alto, caminando medio en cuclillas como en las películas, protegiéndose con los coches parados». Y no solo eso, puesto que «iba encañonando a los conductores a medida que avanzaba, pidiéndonos ¡echaos a un lado!».

Acusado de delitos contra la seguridad vial y por atentado a agente de la autoridad

En ese momento un Renault Clío trató de evadir el corte con una maniobra que le llevó a empotrarse contra la meridiana. Y fue entonces cuando la Guardia Civil procedió a la detención del susodicho.

 

«Encañonaron al conductor, lo agarraron por la cabeza y lo sacaron del vehículo por la ventanilla». Los testigos cuentan que no saben ni en aquél momento pasaron más miedo ellos o el chaval, que «tenía una cara de susto que no veas».

 

La historia acabó con el chico en el cuartel de la Guardia Civil de Laredo, acusado de dos delitos contra la seguridad vial – por conducción temeraria y por carecer de carné de conducir – y otro delito de atentado contra agentes de la autoridad.