Una amiga de Caroline del Valle rompe el silencio en 'Desaparecidos'

El principal sospechoso, para la madre de la desaparecida, sigue siendo su novio Justin
Caroline del Valle
Caroline del Valle en un foto de sus redes sociales. | Cedida
 

Era un 14 de marzo de 2015 cuando Caroline del Valle desapareció en la zona Hermética de Sabadell, con solo 14 años. A las 5.00 de la madrugada los Mossos d’Esquadra identificaron un grupo de menores entre los que estaba la joven desaparecida. En ese preciso momento, varios de los menores empezaron a correr en todas direcciones, siendo esta la última vez que Caroline fue vista.

 

Pese a las decenas de jóvenes, porteros de discoteca y policías que se encontraban en la zona aquél día, nadie ha sido capaz de determinar los movimientos que siguió la menor. Justin, su novio, se convirtió en elprincipal sospechoso de la desaparición. Él argumenta que estuvieron en un castillo abandonado que ha sido rastreado una y otra vez y que después volvió a Barcelona en tren.


La sospecha se cierne sobre su novio Justin

Sin embargo, las cámaras captan a Justin en la estación de tren de Barcelona a las 8.28, un tiempo que no encaja de acuerdo con su versión, ya que el trayecto de Sabadell o Barcelona es de 1 hora y 25 minutos. Isabel Movilla, la madre de la menor, ha pedido una y otra vez que se abran otras líneas de investigación, pero ha llegado a ser insultada y amenazada por los menores que acompañaban a su hija.

 

Silvia Codony es una de las amigas de Caroline que la vio por última vez cuando escaparon de los Mossos, y ha explicado su versión de los hechos en ‘Desaparecidos’. «Habíamos estado bailando al lado de un coche rojo, sí; pero ni yo ni Carol bebimos. Me dijo 'ni se te ocurra beber'», asegura Silvia.


La versión de su amiga Silvia Codony

«Empezamos a correr, sin pensar nada. Yo corría por la carretera y ella por la acera. La llamé, pero no vino. Al final nos fuimos juntando todos en la estación de tren. Todos menos Justin y Carol», explica la menor sobre aquella fatídica noche. Una vez más, todas las miradas se colocan sobre Justin.

 

Por último, asegura que se arrepiente de no haber dicho la verdad antes —contó a las autoridades que estuvo durmiendo en su casa— y añade lo siguiente entre sollozos: «Yo no tengo la culpa. No quiero que aparezca y sea mi amiga, quiero que aparezca y esté con su familia».



Comentarios