Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Carmen Lomana confiesa en 'Chester' su reacción tras morir su marido: «Me quite el sujetador y lo metí en el sudario»

La empresaria quiso desmentir los rumores de 'braguetazo' y aseguró que entre ellos hubo «un flechazo» y «mucho amor»
Carmen Lomana en 'Chester' | Cuatro

 

‘Chester’ sigue acogiendo conversaciones para el recuerdo. Si pensábamos que las confesiones de Irene Montero serían difícilmente superables, la aparición de Carmen Lomana al programa dirigido por Risto Mejide ha dejado el listón todavía más arriba.

La empresaria aparecía en Cuatro con el complicado reto de hablar de su pasado y del momento más difícil de su vida, la muerte de su marido. Antes de eso, quiso aclarar los rumores de ‘braguetazo’ que la han acompañado desde el comienzo, asegurando que entre ellos había «mucho amor».

Un «flechazo» en Londres

Preguntada sobre como comienza su historia de amor, Carmen Lomana explicó que «nos conocimos en Londres, en un club de jazz, cuando éramos estudiantes». Detalló que «de repente vi a un tío guapísimo de cuclillas, mirándome. En ese momento hubo un flechazo».

A partir de ese momento, comenzaron una aventura donde «lo único que teníamos era mucho amor, muchos amigos y un piso en el barrio de Chelsea». A partir de entonces, disfrutaron de una vida plena, truncada solamente por un trágico accidente en 1999.

Imagen de 'Chester', con Carmen Lomana y Risto Mejide | Cuatro

 

La muerte del marido de Carmen Lomana

Un accidente de tránsito fue el culpable del final de una bella historia. «Habíamos vuelto de Chile. Fuimos a pasear por la playa y hablábamos de lo felices que éramos. Al día siguiente se despidió de mí y le dije que a dónde iba tan guapo». Desgraciadamente, fueron sus últimas palabras a su esposo.

«Yo me fui a la peluquería y cuando regresé, me extrañó que no estuviera el coche». Recordó que al mismo momento «estaba sonando el teléfono» y al contestar tenía al teléfono la inesperada llamada de la Policía Foral. «Fue horrible, ni siquiera pude articular palabra», refirió.

«Cogí dinero por si tenía que pagar algo en el hospital y algunas pastillas para controlar la tensión. Al principio, parecía que no tenía nada, pero el médico me confirmó que se trataba de una muerte cerebral. Por hacerme caso lo tuvieron un día más», explicó.

Las anécdotas tras la desgracia

Después de explicar la triste historia, Carmen Lomana habló de dos anécdotas jamás contadas anteriormente. La primera, fue tras admitir que su marido «era una persona muy generosa». Por ello, asegurando que «él lo habría querido así», decidió donar «sus órganos» tras la muerte.

La otra, algo más sorprendente, fue en el momento de la despedida. Admitió que «hubiera querido ir con él». Sin embargo, decidió «darle algo mío», por lo la empresaria decidió hacer lo siguiente: «Me quité el sujetador y lo metí en el sudario».