Casimiro Díaz, locutor de Mediaset, despedido durante una baja médica

Ha denunciado al grupo de comunicación
Imagen de las instalaciones de Telecinco
Imagen de las instalaciones de Telecinco | Mediaset

 

Mediaset ha despedido a una de las voces más conocidas de sus cadenas, Casimiro Díaz. Por el nombre quizá no nos suene y no le pongamos cara, pero sólo tenemos que escuchar las promociones de 'Gran Hermano', 'Supervivientes' o 'CSI' para reconocer su voz. «Durante los últimos quince años de mi vida he sido la voz corporativa de Mediaset», recuerda el locutor en su blog personal.

 

Quince años de falso autónomo

Casimiro asegura que le han despedido durante una baja médica tras quince años trabajando como «falso autónomo» para Mediaset con un contrato en exclusiva que no le permitía trabajar con nadie más. «En abril de 2015 sufrí un desprendimiento de retina en mi ojo izquierdo que me obligó a ser intervenido de urgencia y, posteriormente, permanecer en cama, boca arriba e inmóvil, durante algo más de un mes», recuerda el locutor.


 

Mediaset dejó de pagarle el sueldo

«A partir de mi convalecencia, Mediaset dejó de pagarme el sueldo, argumentando que como no grababa locuciones, no tenían por qué pagarme cantidad alguna. A causa de todo lo expuesto, en julio de 2015 presenté en los juzgados de lo social, una demanda contra Mediaset en reconocimiento de mis derechos», apunta Casimiro en su blog.

 

Dos meses después de la demanda, en octubre de 2015, Mediaset decidió poner fin a su relación laboral y a prescindir de sus servicios «de manera fulminante» y sin motivos. La problemática llegó a los juzgados y, finalmente, le dieron la razón a Mediaset. «Mediaset intentó evitar el juicio haciéndome una oferta económica ridícula, a sabiendas de la situación extremadamente delicada en la que me encontraba», explica el locutor.


Guerra en los juzgados

«Fue denigrante que presionaran a mis compañeros -citados por mí como testigos- para que éstos negaran –dijeron no recordar- hechos como el haber compartido mesa conmigo en el comedor de la empresa; circunstancia que se producía a diario y a lo largo de muchos años, aspecto que -entre otros muchos- fueron negados y/o tergiversados por Mediaset ante el tribunal», apunta Casimiro.

 

Pese la sentencia, Casimiro ha decidido recurrirla, el tercer intento por intentar ganar el caso. «He presentado una sentencia de contraste en la que a un trabajador con similares muestras de dependencia, de ajenidad y de pertenencia al ámbito organizativo de la empresa durante año, se le ha reconocido la relación laboral», explica el locutor.



Comentarios