Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El lado más personal de Carlota Prado de 'Gran Hermano Revolution'

La joven ya es toda una empresaria de la noche marbellí
Carlota Prado en la playa de Marbella | Vanitatis

 

‘GH Revolution’ está siendo una auténtica revolución, aunque no por lo que sucede delante de las cámaras sino detrás. Los espectadores están consternados tras conocerse que la Guardia Civil investiga un presunto delito de abuso sexual en Guadalix de la Sierra y los presuntos implicados son Carlota Prado y su compañero de programa José María Pérez, quien ha podido aprovecharse sexualmente de ella. Miguel Moncayo, amigo de Carlota, ha declarado para ‘Vanitatis’ que ella es una mujer dura, y que duda que nadie la forzara. Al parecer todo sucedió cuando Carlota se encontraba bajo los efectos del alcohol, aunque por el momento la joven no tiene intención de denunciar.

 

Una mujer de armas con su lado tierno

El citado medio ha hecho un repaso a la vida de la marbellí, quien pasó de ser acomodadora de mesas en la Ópera de Marbella a directora de Billonaire, uno de los negocios que gestionó el italiano Flavio Briatore. Según afirman fuentes cercanas, su éxito en la noche surge de la mano del millonario empresario Juan Carlos Ferrero, antigua pareja de Eva Medina.«Primero la puso de directora en Malavida y luego en Kube, otro de sus locales. Es un hombre que la quería y se portó muy bien con ella», comentan desde su entorno más cercano.

 

Carlota Prado posa con un vestido rojo | Vanitatis

 

Aunque quienes las conocen saben que es una mujer  con mucho carácter, también pueden decir que tiene su lado tierno. Al terminar sus estudios básicos, cursó Historia del Arte en Granada, siguiendo sus aspiraciones de ser pianista y cuidando de su gato Palmarini. «Carlota posee un lado muy tierno. Es supercariñosa y lo que no se puede negar es que tiene un carisma tremendo», afirma Miguel Moncayo.

Paso accidentado por Gran Hermano

Lo que sí ha sorprendido a todos es su fe y pasión por la Semana Santa, dónde se tomó estas espléndidas fotos justo antes de dar el paso en ‘Gran Hermano’. Carlota no lo tenía nada claro cuando entró en el programa de Mediaset, considerándose a sí mismo como un experimento social e insoportable en la convivencia. Ahora que las cosas se han torcido con José María, todo se complica mucho más. Veremos si en los próximos días se arroja algo de luz sobre este supuesto escándalo sexual.