Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Leticia Sabater ya tiene fecha para su operación de estrabismo: «El 7 de noviembre me operan»

La presentadora había previsto la intervención para septiembre, pero la ha tenido que posponer
Leticia Sabater | Cedida

 

Al contrario de lo que se pueda creer, el estrabismo nunca ha sido un complejo para Leticia Sabater. «Aunque sea una de mis señas de identidad, si tiene solución y puedo estar más guapa, ¿por qué no lo voy a hacer?», aseguraba la intérprete de 'Toma pepinazo' en 'Socialité', donde además ha revelado que ya tiene fecha para la intervención: «El 7 de noviembre me operan», comentaba, feliz, a María Patiño. Aunque en un primer momento comentó que se iba a operar en septiembre, parece que la fecha se ha retrasado por motivos que se desconocen y que no ha querido dar a conocer. 

En el mes de agosto, Sabater dio a conocer la noticia de la forma más inesperada: fue durante una conversación con Maite, la amiga de María Teresa Campos, en el programa 'Snacks de tele'. «Te tengo que contar una cosa, me voy a operar en septiembre del estrabismo», le aseguró a la mujer, que se mostró muy contenta después de saberlo no sin comentarle que, en su opinión, en persona no se le nota tanto como en la pequeña pantalla. «Al natural no se me nota, en la tele sí. Al natural no», confirmaba la presentadora, quien una vez volvió a dejar claro que el estrabismo no es algo que le quite el sueño. 

 

De hecho, alguna vez incluso ha bromeado con el tema. Recientemente, su número de teléfono fue filtrado por Forocoches, lo que provocó un alud de contenido obsceno y bromas, que la dejó visiblemente afectada. Para hablar de este tema, Leticia visitó el plató de ‘Sábado Deluxe’ y además de explicar cómo había ocurrido todo, reveló que había estado recibiendo una ingente cantidad de bromas y miembros viriles en su teléfono. No obstante, Sabater optó por quitarle hierro al asunto e incluso se atrevió a cachondearse del tema, sentenciando: «Desde luego, antes tenía el ojo mal, pero después de ver tanto pene ahora ya se me ha ido para el otro lado».