Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

María Lapiedra, nueva colaboradora de 'Sálvame'

Su relación con Gustavo González ha sido clave
María Lapiedra en 'Sálvame'. | Telecinco

 

María Lapiedra se ha convertido, por sorpresa , en la primera protagonista del año en 'Sálvame'. Su mediatizada relación con Gustavo González ha conseguido cautivar a la audiencia de Telecinco, algo que siempre gusta a los responsables de la cadena. Sin embargo, la historia de amor se ha convertido en el gran culebrón de estas Navidades, en el que María cumple muy bien con el papel de «la amante». Para María Patiño y Gema López es solo una burda interpretación, pero ha servido para que María reciba el mejor de los regalos de Reyes.

El bombazo de la tarde

Sálvame comenzó el programa del lunes por la tarde anunciando la incorporación de un nuevo colaborador a sus filas. Aunque en principio el nombre de Rosa Benito era el que sonaba con más fuerza, un 'Rey Mago' no tardó en entrar al plató con la última incorporación dentro de una caja como si de un regalo se tratase. Cuando los colaboradores destaparon la sorpresa se encontraron con la sonrisa de María Lapiedra.

 

El plató, un mar de lágrimas

De todas formas, la sonrisa no tardó en desaparecer y es que en 'Sálvame' se ha estado hablando durante los últimos días de un trabajo alternativo y poco licito con el que María podría estar ganando mucho dinero. El programa también ha contado con los testimonios de varias exparejas de la actriz, quienes han desvelado sus verdaderas intenciones. Esto fue la gota que colmó el vaso y María pudo más y rompió a llorar, convirtiendo el plató en un mar de lágrimas.

 

La nueva «llorona» del programa

Y es que la nueva colaboradora parece que llega dispuesta no solo a dar mucha guerra, sino que algunas voces ya dicen que llega para quitar el puesto a Lydia Lozano como la más «llorona». Si las lágrimas de Lydia Lozano ya son un elemento fundamental del programa, las de María parecen ir por el mismo camino y es que la amante de Gustavo González tendría tanta facilidad para llorar como para hacernos reír, algo que parece atrapar a la audiencia.