Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

'Mi casa es la tuya' de Bertín Osborne y 'Sálvame' libran una feroz batalla plagada de críticas y reproches

Lo sucedido con Arévalo por si fuera poco, no deja de incentivar las diferencias entre los dos formatos
Bertín Osborne y Paz Padilla compartieron una buena jornada juntos | Telecinco

 

A estas alturas todo el mundo sabe que Telecinco mima con mucho celo a sus presentadores. Jorge Javier, Carlota Corredera y Paz Padillas, son algunos de los grandes mimados de la Fábrica de la Tele, aquellos a los que la cadena defiende a capa y espada y considera tan intocables como imprescindibles. Por regla general, ‘Sálvame’, también respetaba a los presentadores de otros espacios, sin embargo, en esta ocasión se ha permitido el lujo de romper la norma y convertir a Bertín en el objeto de su atención. El rifirrafe que Bertín ha tenido recientemente con su amigo el humorista Arévalo, ha dado mucho de qué hablar y ha sido uno de los temas más comentados de las últimas semanas. La relación entre ambos está más que rota, y tanto uno como el otro se sienten dolidos y decepcionados. Fue en ‘Sálvame’ donde toda la situación se descontroló, y es en ‘Sálvame’, donde más se alimenta esta cada vez más creciente enemistad. Allí, se carga con frecuencia e intensidad contra Bertín, y no se tiene reparos en hacerlo, por mucho presentador de la cadena que sea.

  


De hecho, la relación entre el programa de Jorge Javier y el de Bertín, tampoco vive sus mejores momentos. Entre ellos no hay una competencia sana, y ni siquiera acuerdan pactos para cederse contenidos de forma mutua y voluntaria. En mayo de este mismo año, sin ir más lejos, se filtró un vídeo en el que Bertín criticaba duramente al programa. Sus palabras fueron: «A mi hace dos o tres años me invitaron para que fuera. A mí me cogió flojo y fui. Cuando me abren la puerta del plató, miré y dije: ‘Una mierda. Ahí no entro yo…’. Pero como no tenía remedio, metí el culo contra la pared y dejé el zócalo limpio, limpio. Cuando estaba a cuatro o cinco metros de la silla, me tiré en plancha». Si bien, la entrevista que el presentador le hizo a Paz Padilla en su programa parecía que iba a calmar los ánimos entre las partes, parece que eso jamás será posible.