Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

PREVISIÓN SÁBADO

Mejora el tiempo en la zona mediterránea con excepciones

Mila echa en cara a Lydia Lozano que tuvo que comprar su propio cuadro en una subasta benéfica

Mila Ximénez le recrimina a Lydia Lozano que estuvo una semana vomitando tras una cena con ella
Lydia Lozano y Mila Ximénez protagonizan la última bronca de 'Sálvame' | Cedida

 

Cada programa de ‘Sálvame’ nos regala algún momento de tensión entre colaboradores, y este miércoles fue el turno de Mila Ximénez y Lydia Lozano, aunque la cosa estalló por algo que nada tiene que ver con la actualidad del corazón. Hace cuatro años Lydia invitó a sus compañeros a cenar para comunicarles algo importante, y tras la celebración Mila acabó con el estómago revuelto y vomitando, una noche que por lo visto la colaboradora no ha olvidado. Mila le recriminó a Lydia —o dejó entrever— que fuera tan tacaña y les invitase a un restaurante barato. El comentario no sentó nada bien y se lió una buena. El tema se entremezcló con el asunto de Julián Muñoz, quien recientemente concedió una entrevista para Kike Calleja, ya que el exalcalde marbellí retiró una demanda contra Lydia Lozano en la que le reclamaba 30.000 euros por unos comentarios que la colaboradora hizo en Telecinco.

 

«¡Llevas cuatro años diciendo que vomitaste! Todo el mundo lo sabe, que si Julián me quitó la demanda fue gracias a ti», gritaba Lydia completamente enloquecida, ante lo que Mila insistió: «Pues mira, sí. Estuve una semana vomitando». Cuatro años han pasado desde aquella noche y desde entonces el tema sigue ahí. «Todo el mundo cenó bien menos tú», remarcó Lydia. Según informa ‘Lecturas’, la discusión siguió durante varios minutos, y es que Mila Ximénez sacó el tema de la subasta benéfica en una galería de Madrid en la que Lydia tuvo que comprar su propio cuadro. «Tuviste que comprar tu cuadro porque nadie pujó por él», dijo Mila. Otro golpe bajo que su compañera no encajó nada bien. Parece que en ‘Sálvame’ la cuestión es ganarse enemigos a toda costa, y a ser posible en el mismo plató.