Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Paola, la gitana despampanante de 'First Dates', asegura que le encantan los 'empotradores'

Paola fue la protagonista del programa y provocó una cita muy fogosa
Paola en 'First Dates'. | Cedida

 

Si bien es cierto que en el programa 'First Dates' nos hemos encontrado con un abanico muy amplio de situaciones: embarazosas, conflictivas, sorprendentes, patéticas, emocionantes, tristes... pero la cita de la hija de 'Azúcar Moreno' se lleva la palma. No cabe duda de que 'First Dates' es uno de los mejores programas de Cuatro, pues con él muchos de los espectadores desconectan por un rato de sus vidas.

 

El pasado jueves 16 de noviembre apareció en el programa una joven gitana muy llamativa. Se llama Paola y es la sobrina de las 'Azúcar Moreno'. La joven no dejó indiferente a nadie, pues no paró en ningún momento de hacer 'morritos' ni de tocarse los pechos. Paola fue al restaurante e intentó conquistar a Matías, el camarero, y este la miraba inquieto y nervioso.

 

  

Poco después llegó el momento de su cita y conoció a Miguel, un DJ que creía ser muy conocido, pero la gitana aseguró que «no le conoce nadie». La gitana llegó al programa para revolucionarlo y lo consigió. La cita fue totalmente a ciegas, ya que los dos llevaban antifaces y no podían verse. Sin embargo, se vio de lejos que eso a ellos les daba igual y Paola fue a por todas.

 

 

Los jóvenes mantuvieron una conversación muy 'picante', ya que ella soltó frases como «Yo es que soy muy erótica» y «Me gustan los empotradores. Igual que yo doy caña, me gusta que me la den».

 

Miguel, el chico, se puso muy nervioso y le preguntó la talla de sujetador. Ella le contesó que usa la 95 D y, sin haberse visto todavía, se dieron un beso (con lengua incluida) con el que se mostraron seguros y sin que les importaran las críticas.

 

Al final de la cita, los dos se quitaron el antifaz y tuvieron que decidir si querían otra cita o no, pero ellos lo tuvieron muy claro. Miguel le dijo a Paola: «Venga, vámonos de aquí corriendo» a lo que Paola se puso muy contenta.