Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Piraña de 'Verano Azul' es ahora un prestigioso ingeniero medicinal

Elabora desarrollos de arquitectura accesible para discapacitados
Miguel Ángel Valero, un prestigioso ingeniero medicinal | Cedida

Al recordar grandes hitos de la televisión española no podemos olvidar 'Verano Azul'. La mítica serie de los 80, transcurrida en las costas malagueñas, convirtió en referencias a sus personajes. En particular, la imagen del Piraña siempre estuvo muy caricaturizada. Ahora, casi 40 años después, Miguel Ángel Valero, su intérprete, tiene una vida muy diferente, alejada de los focos.

Sorprendentemente, parece que el entonces actor tenía claro que su futuro no estaría delante de las cámaras. Cuando era entrevistado durante su etapa de estrellado, donde le preguntaban qué quería ser de mayor, respondía que «zoólogo o ingeniero eléctrico». Finalmente, el futuro le permitió unificar ambas especialidades para colaborar en el beneficio social.

Desarrollo de ingeniería medicinal

En una entrevista publicada en ‘Abc’, Miguel Ángel explica que terminó decantándose por la ingeniería «porque médicos hay muchos». Sin embargo, lo hizo desde una perspectiva diferente, puesto que se enfocó en el campo de la medicina. «La tecnología tiene una gran capacidad para mejorar la vida de las personas», reconoce.

Miguel Ángel Valero, interpretando a el Piraña en 'Verano Azul' | Cedida

El éxito en la profesión lo ha llevado a convertirse en profesor en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería y Sistemas de Telecomunicaciones de la Universidad Politécnica de Madrid. Además, fue elegido director del Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas del IMSERSO, donde busca «favorecer la autonomía personal».

En busca de una sociedad inclusiva

En su labor, Miguel Ánvel Valero desarrolla su actividad en asesorar «a particulares y entidades sobre la tecnología adecuada para cualquier actividad», ofreciendo alternativas para personas con parálisis o discapacidades. Para ello, utilizan la «impresión 3D», para crear diseños que puedan servir como referencia y, posteriormente, ser replicados.

Del mismo modo, elaboran estructuras de «arquitectura accesible», la cual se caracteriza, por ejemplo, en la creación de un cuarto de baño para alguien «que ha sufrido daño cerebral». «Nos llegan muchas peticiones de este tipo, o sobre portales no accesibles», añade, explicando que su función es la de crear espacios hábiles para todos.