Diarioespaña

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La policía se persona en los platós de Telecinco en un intento de acallar a Dulce Delapiedra

Habían sido enviados con una notificación por Isabel Pantoja
Dulce Delapiedra en 'Sábado Deluxe' | Telecinco

 

La última emisión de ‘Sábado Deluxe’ ha traído cola. Dulce Delapiedra, exasistente de Isabel Pantoja, quiso defender a Chabelita de las acusaciones de Alejandro Albalá y para hacerlo se propuso contarlo todo en los platós de televisión de Mediaset. Sin embargo, para ello tuvo que responder a toda una serie de comprometidas preguntas sobre la tonadillera, que de seguro no gustaron nada a la Pantoja. De hecho, tan espinoso fue el asunto que la cantante ya trató de impedir que hablara antes de que diese comienzo el programa. Su intento, que no surtió efecto, consistió en enviar a la policía frente a los estudios de la cadena, con una notificación en la que advertía que no quería que Delapiedra hablase. Aún con todo, esta se mostró muy diplomática durante toda la entrevista: no habló ni con reproches ni con malas intenciones, y solo las destrezas de Jorge Javier pudieron sacar algunas frases de verdadero interés.

 

 

Dulce llegó a confesar que «lo máximo que ganó allí fueron 600 euros y trabajaba 24 horas al día», aún con todo, enfatizó que fue su elección y que lo había querido así porqué junto a Isabel era realmente feliz. Es más, Dulce llegó a referirse a ella como «la hermana que nunca tuvo». Sus palabras fueron tan comedidas, afables y carentes de malos tonos o rencores, lo que destaca aún más la decisión de Isabel de enviar a la policía. Puede, como señala ‘Look’, que solo con su presencia los agentes del orden pudieran intimidar lo suficiente a la exasistente como para no hablar de algunos temas comprometidos, o puede, simplemente, que en su afán por salvaguardarse, Isabel se excediera un poco y sus miedos fueran infundados. Sea como sea, Dulce acabó cumpliendo su función y defendió a Chavelita a capa y espada, al tiempo que destacaba que, si por algo sobresalía Alejandro Albalá, era justamente por ser un «vago y aprovechado».